Una carta del Cosmos al Homo Sapiens: 10 puntos que tienen que entender antes de evolucionar o destruirse.

Homo Sapiens:

Les voy a ser sincero con ustedes, captaron bastante atención a nivel cósmico cuando su especie logró controlar el fuego por primera vez y usarlo para su beneficio. No es que esto no haya pasado antes en el cosmos, solo que no en sistemas de estrellas tan jóvenes, ni sin ayuda de otras especies.

Segundos cósmicos después (milenios para ustedes), han logrado todo lo que ustedes saben que han logrado.

Sin embargo, están en un punto crucial en su existencia y en el devenir del universo entero. La manera en la que su especie se desenvuelva en el wormhole de avances tecnológicos exponenciales que sucederán en los próximos años terrícolas, será de gran trascendencia para el universo.

Es por ello que comparto, de manera excepcional, algunos principios que tienen que entender antes de pasar por esa etapa si quieren trascender:

  1. Todo forma parte de algo más grande. Así como los átomos forman moléculas, las moléculas forman compuestos, las células forman sistemas funcionales, los especies animales y vegetales forman ecosistemas; también los seres humanos y el planeta tierra forman parte de un sistema funcional más grande que ellos mismos.
  2. Toda parte de algo más grande, tiene una función específica para el funcionamiento de aquello a lo que complementa. Así es, pareciera fácil de entender, pero al parecer no lo han entendido. Curiosamente entienden la función de todas las células, plantas y animales del cuerpo al que ustedes pertenecen, pero no entienden la función de ustedes en ese cuerpo. El Sapiens disfruta de sentirse ajeno a aquello a lo que complementa y por eso crea palabras como “naturaleza”. La función del Sapiens en la generalización a la que pertenece (el Planeta Tierra), es muy específica. Llegaremos a eso más adelante.
  3. No existe la vida (en la concepción del Sapiens). Y por definición tampoco la muerte. El Sapiens está acostumbrado a ver como vivo solo en lo que se reflejan características de si mismo, y como no vivo donde no encuentra similitud consigo mismo. Es por ello que nunca han logrado definir lo que es la vida, o la conciencia. Todo está vivo, y todo es consciente, simplemente a niveles diferentes que el ser humano. Un átomo procesa menos información y realiza menos funciones que una célula, a una velocidad infinitamente mayor, pero no por ello no esta vivo. Un planeta o una estrella realiza funciones y procesa información en cantidades mucho mayores que una célula, pero en dimensiones temporales distintas, es por ello que el Sapiens no percibe al vida en los cuerpos celestes. Donde hay movimiento hay vida, donde hay espacio hay movimiento. La vida está en todas partes.
  4. La “naturaleza”, en la perspectiva del Sapiens, no existe. No tiene un principio, ni un final. La naturaleza lo es todo. El Sapiens concibe la naturaleza como una casualidad evolutiva y funcional que simplemente funciona, y la remonta al LUCA (Last Universal Common Ancestor). LUCA no es el inicio de la vida en el planeta tierra, ni en el universo. LUCA simplemente marca el punto en la evolución de la vida, que el ser humano puede reconocer. Pero no por que no sepa observar lo que había antes de LUCA, o no se identifique con ello, significa que la naturaleza comenzó con LUCA. La naturaleza, ese orden universal evolutivo que tiende a la complejidad, comenzó desde aquella gran explosión de luz que ustedes conocen como Big Bang, y su consecuente formación de partículas, y su consecuente formación de átomos, y su consecuente formación de estrellas, y su consecuente formación de más átomos y más moléculas y planetas… ustedes conocen la historia. La naturaleza lo es todo, el universo es la naturaleza. Al margen de este punto, ahí les va un consejo: si van a buscar vida en el universo con sus programas SETIS y sus telescopios, no quieran encontrarse a ustedes mismos en el universo, eso nunca va a pasar. Si quieren encontrar vida en el universo, tienen que redefinir lo que es la vida, por que aquí arriba no tenemos espejos. El narcisismo y la búsqueda extraterrestre no se combinan muy bien.
  5. Cada parte de un cuerpo más grande, comparte las características de ese cuerpo. El ser humano ha provocado mucha curiosidad en el contexto cósmico por que es una especie que combina dos fuerzas que generalmente son opuestas: lo que ustedes definen como la mente, y lo que definen como corazón o espíritu, o hemisferios derecho e izquierdo del cerebro. De la misma manera, la humanidad entera comparte estas características y es por ello que existen algunos pueblos de la mente, aquellos de los grandes avances y logros generalmente imperios. Y pueblos del espíritu, como los pueblos más antiguos que le dan sentido al poder de la mente. Generalmente en la experiencia cósmica las especies son solo o especies de la mente, y terminan destruyéndose a si mismas como casi les pasa a ustedes el siglo pasado, o especies del espíritu o del corazón, que no logran sobrevivir mucho tiempo por que no pueden adaptarse al cambio. Es por ello que si tú, Sapiens, quieres entender a tu especie, la humanidad, basta con entenderte a ti mismo. La humanidad es como una estrella, su mente es la fuerza de la explosión, y su “corazón” es la fuerza de la gravedad que contiene esa explosión. Si se rompe el equilibrio muere la estrella.
  6. La función específica de la humanidad para su parte más grande, el Planeta Tierra, es la de proteger y expandir su vida. Ustedes acostumbran a estudiar la naturaleza como si no formaran parte de ella. Tienen que entender que la Tierra es como una empresa, de la que la humanidad es el CEO. El CEO ejecuta las decisiones, pero forma parte de la empresa y protege a las partes que la integran. La Tierra no solo es su madre, también es su cuerpo, son ustedes mismos. En la experiencia del planeta, las diferentes especies que precedieron al Sapiens no han sabido evolucionar las herramientas necesarias para sobrevivir al cambio. Varias extinciones masivas han reiniciado el proceso evolutivo, el problema es que no hay mucho tiempo más para seguir reiniciándose. La estrella que les da vida, el Sol, tiene los días contados, y si su planeta no logra desarrollar las herramientas suficientes para trascender a su sistema solar, y para protegerse de las amenazas cósmicas como los meteoritos, las súper novas, los magnetrones, la vida del Planeta Tierra se extinguirá definitivamente. Para que me entiendan, el ser humano es el cerebro de la tierra, y sus carreteras, telegramas, radio, internet, son la infraestructura neurológica del planeta. Lo que ustedes perciben como desarrollo de la especie, es simplemente el planeta pensando funciones cada vez más complejas a mayor velocidad para expandir la vida más allá del Planeta Tierra.
  7. La herramienta de la especie humana para proteger al cuerpo del que forma parte, y así cumplir su función natural, se llama tecnología. El elemento evolutivo distintivo del ser humano, es su mente. La tecnología es un producto de la mente. El deber del ser humano es usar el poder de esa herramienta tan especial, para proteger y expandir la vida del Planeta Tierra. Sin embargo, como les mencionaba antes, una mente necesita ser equilibrada por el aspecto espiritual que le da intención a esa mente. Una mente sin intención, es una bomba de tiempo. La intención que el ser humano le tiene que dar a esa poderosa herramienta para poder evolucionar y evitar la autodestrucción, es la función protectora y expansiva de la vida terrícola en el Cosmos.
  8. La manera de la naturaleza para desarrollar esa herramienta, fue la supervivencia del más adecuado, pero no hablando de individuos, sino de pueblos. En el pasado los hombres pelearon entre ellos, como animales. El hombre hizo uso de la naturaleza y las herramientas para superar al otro hombre. El hombre más apto (el que mejor utilizó las herramientas independientemente de su fuerza natural) sobrevivió e impuso su voluntad sobre su tribu o pueblo. Después los pueblos pelearon entre ellos, el pueblo más apto sobrevivió e impuso su voluntad sobre los demás pueblos. Los pueblos empezaron a desarrollar herramientas para ser más fuertes que los demás pueblos, y así empezó la tecnología como la conocemos hoy en día. Este proceso de lucha entre pueblos es lo que en la historia del Sapiens ha logrado los avances tecnológicos que hoy conocen. Fue un proceso natural, que ya pueden superar. La competencia bélica entre pueblos ya se puede extinguir sin frenar el desarrollo de la tecnología, pues el desarrollo ahora está en las empresas que compiten entre si mismas como antes lo hicieron los pueblos. La competencia económica debe de sustituir a la guerra de ahora en adelante, en un contexto evolutivo. La guerra ya no tiene utilidad alguna en el devenir del Homo Sapiens.
  9. El objetivo del Sapiens fue sobrevivir, ahora debe de ser trascender. Felicidades, humanos, lograron sobrevivir. No existe en el futuro próximo ninguna amenaza natural que pueda terminar con su especie. Ningún terremoto, jauría de lobos o enfermedad acabará con todos ustedes. Pero eso no significa que ustedes mismos no puedan acabar con su propia especie, o que en el futuro mediano alguna amenaza natural ya sea planetaria o cósmica pueda extinguir a su especie y la vida de su planeta. Esto al parecer ha traído un problema para su especie: el ocio. No saben que hacer con tanto tiempo, tantos recursos, y tantas herramientas. Deben de definir sus metas como especie, si no corren el peligro de contra-evolucionar.
  10. Para que el Sapiens pueda trascender, deben asumir una perspectiva cósmica de si mismos y del Planeta al que pertenecen. La humanidad en este momento es como un conjunto de hormigueros en la playa de una pequeña isla que lograron dejar de pelear entre ellas y que experimentan un periodo de relativa paz. Esas hormigas no dejarán de ser hormigas hasta que entiendan que esa playa es efímera, que existen más islas, que el océano es explorable, que en el viven diferentes especies que poco tienen de común con las hormigas. Esas hormigas no están listas para sobrevivir a un huracán, a un mar de fondo, o a una ola más grande de lo normal, y no les interesa. Tampoco están listos para explorar nuevas islas, o tal vez alguno que otro continente o el mar profundo. Pero ya empiezan a estarlo

El Sapiens tiene que asumir una perspectiva cósmica, entendiendo que sus logros del pasado, poco cuentan para los retos del futuro. Pero sobretodo, entendiendo que existen esos retos. Quien sabe, tal vez algún día hagan contacto con lo que para las hormigas son los humanos. Y hasta se conviertan en ellos.

Esos es todo lo que por ahora puedo compartirles sin violar las reglas de no intervención a las especies en etapa embrionaria. El Homo Sapiens es un embrión que está a punto de nacer, puede nacer vivo y listo para explorar y conquistar el universo, o puede morir en el parto. Si deciden seguir en el camino de verse a ustedes mismos como algo ajeno al cuerpo al que pertenecen, con la consecuente destrucción del mismo, no van a ser de utilidad para el universo y se van a extinguir. No levanten muros entre ustedes, y menos entre sus pueblos. No levanten muros entre su especie y el planeta al que pertenecen. Entiendan que el beneficio de uno, es el beneficio de todos. Que si el Planeta está bien, ustedes también van a estar bien. En cada uno de ustedes está escrita la historia del universo, y sin cada uno de ustedes el universo no estaría completo. Es por ello que el amor es la fuerza más poderosa del Cosmos, por que es la fuerza que une. Amar es entender que entre uno mismo y el otro no existe separación. Amar, en un contexto cósmico, es entender que las acciones pequeñas tienen repercusión cósmica, y que todo es uno mismo. Ve en tus hermanos Sapiens un espejo, pues tu eres ellos, y ellos son tú. Ve en el Universo un espejo, pues tú eres el universo, y el universo eres tú.

Escrito por HC

Art by Unknown (Streetart)

Si lo que leíste resuena contigo, ayuda a que este mensaje llegue a más personas. 🙂

Suscríbete al Newsletter de HOMOCÓSMICO

10 Replies to “Una carta del Cosmos al Homo Sapiens: 10 puntos que tienen que entender antes de evolucionar o destruirse.”

  1. Ase recapacitar

  2. Es una carta que ase recapacitar esperó que siga mandando mas mensages así
    Y el planeta tierra y el homo sapiens se salven

  3. ‘Redefinir qué es la vida’
    La clave del éxito en la carrera espacial.

    1. homocosmico says: Reply

      Aplausos! 🙂

  4. Todos somos parte de lo mismo, una conciencia elevada, unidos por energía y espíritu.

    1. homocosmico says: Reply

      No podría estar más de acuerdo!

  5. Homosapiens420 says: Reply

    Quien se supone que escribió la carta? A caso fue un ser extraterrestre? O fue el “homo sapiens” con su limitado conocimiento sobre el cosmos. Solo no me gusta que afirmen que no necesitamos ayuda de “otras especies”, cuando hay muchas pruebas de que fuimos alterados genéticamente del homo erectus.
    Como sea, creo que debería ser una carta del homo sapiens a si mismo.

  6. Pero las ¨alteraciones¨ genéticas fueron producto de algo natural, la naturaleza. O la naturaleza cósmica, que desde un momento determinado dejó de ser una trascendencia con el despertar de ciertas conciencias antiguas cósmicas, que no fueron lo que se reconoce como humano.

Leave a Reply

Show Buttons
Hide Buttons
Read previous post:
Del castigo a la meditación en las escuelas – por Alicia Trujillo

“¡Hoy no sales al recreo!”. Ha sido, y sigue siendo la frase más escuchada en los colegios tras un comportamiento...

Close