POPOTES

El Congreso de la Ciudad de México aprobó reformas a la Ley de Residuos Sólidos para iniciar en 2020 la prohibición gradual de la comercialización, distribución y entrega de productos plásticos de un solo uso y obligar a los fabricantes de dichos artículos a sustituirlos por productos plásticos biodegradables y compostables.

 

La titular de la Secretaría del Medio Ambiente capitalina (Sedema), Marina Robles García, quien estuvo presente en la sesión del pleno en la que se aprobó el dictamen, explicó que la reforma se trabajó conjuntamente con el Poder Legislativo a partir de la iniciativa que presentaron las diputadas del PVEM, Alessandra Rojo de la Vega y Teresa Ramos Arreola, promovida por organizaciones como Greenpeace, “para ordenar un problema muy serio para la ciudad, y para el planeta”.

 

 

La reforma fue casi unánime de los legisladores presentes: 51 votos a favor y solamente una abstención de la exdirigente sindical de sobrecargos, Lizette Clavel, de la bancada del Partido del Trabajo.
Así, de forma gradual y hasta 2021, se busca hacer de la Ciudad de México una zona libre de esos materiales para contribuir al combate al daño ambiental.
De acuerdo con las modificaciones al artículo 25 de la Ley de Residuos Sólidos, a partir de 2020 se prohíbe la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico al consumidor en los puntos de venta de bienes o productos, excepto si útiles para composta.

 

Dijo en entrevista que se realizaron mesas de trabajo con fabricantes, que mostraron disposición, dado que muchas de ellas han debido acatar disposiciones semejantes en otras partes del mundo.
La ley establece que la restricción iniciará en 2020 con la entrega de bolsas de plástico al consumidor que no sean compostables y a partir de 2021 los cubiertos, palitos mezcladores, platos, popotes, bastoncillos para hisopos de algodón, globos, varillas, vasos y sus tapas, charolas para transportar alimentos, aplicadores de tampones y cápsulas para café, elaborados total o parcialmente de plástico y diseñados para desecharse después de un solo uso.

 

Destacó que el objetivo es las empresas sean más responsables en el destino del producto y a la vez, que los capitalinos tomen conciencia sobre el medio ambiente, pues “estamos contribuyendo a vivir en una ciudad más limpia, estamos salvado millones de vidas y dejando un mejor futuro a las generaciones”.

“Con la aprobación de esta reforma pondremos punto final a los plásticos de un solo uso en la Ciudad de México, en beneficio del planeta y el medio ambiente, así como de los seres vivos que habitan la madre tierra”

 

Los artículos que estarán prohibidos son: bolsas, tenedores, cuchillos, cucharas, palillos mezcladores, platos, popotes o pajitas, cotones, globos y varillas para los mismo, vasos y sus tapas, charolas, aplicadores de tampones y cualquier utensilio fabricado con plásticos. Se excluyen las bolsas de plástico necesarias por razones de higiene o que limiten el desperdicio de alimentos.

Otra de las cosas que señala el dictamen es que sólo se otorgarán bolsas, siempre y cuando estas sean biodegradables un 90% en seis meses.

 

La sanción por incumplimiento a la prohibición podría ir de 500 a 2 mil veces la Unidad de Cuenta. Entre 40 mil 300 a 161 mil 200 pesos.
Se propone la entrada en vigor para 2020 de la prohibición de la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico al consumidor, en los puntos de venta de bienes o productos, por considerarlas altamente contaminantes y que son prescindibles para el ser humano.

POPOTES

Cifras del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)

 

Entre el 60% y 90% de la basura marina son polímeros de plásticos.
Que cada año, cuando menos 8 millones de toneladas de plástico se depositan en el océano.
Que el plástico mata cada año cerca de 1 millón de aves marinas, 100,000 mamíferos marinos e innumerables peces.
Que al ritmo que aumentan los residuos como botellas, bolsas o vasos de plástico, para 2050 habrá más plástico que peces en peso en el mar y el 99 por ciento de las aves marinas habrá consumido restos de este material.
Que existen en el mar 13,000 piezas de plástico por kilómetro cuadrado.
Que el 80% de la basura marina es de origen terrestre.
 

 

–     En Argentina, el uso de las bolsas plásticas se encuentra prohibido en la legislación provincial de Neuquén, Río Negro, Chubut y Buenos Aires.
–     En Australia, la prohibición de las bolsas plásticas se aplica a través de normativas estatales vigentes en 4 estados.
–     En Bangladesh, las bolsas de plástico se han prohibido desde el 2002, después de que se comprobó su contribución en las inundaciones que sumergieron la mayor parte de ese país en 1988 y 1998.
–     Inglaterra tiene una tasa obligatoria de cinco peniques por el uso de bolsas plásticas desechables.
–     En China desde 2008 se dictó una regulación nacional prohibiendo a las empresas la fabricación, venta o uso de bolsas plásticas de menos de 0,025 milímetros de espesor.
–     Chile, en agosto del 2018, aprobó una ley que prohíbe la entrega de bolsas de plástico en el comercio, convirtiéndose en el primer país en adoptar esta estricta legislación en Latinoamérica.

 

 

Fuente: Heraldo de México