El Huésped: una fórmula matemática para salvar el mundo – Martín García de Singularity University

El Huésped: una fórmula matemática para salvar el mundo

 

Viendo por la ventana de mi cuarto en Southampton, UK, veo una niebla helada con un poco de fina llovizna mientras se esconde el sol en el horizonte cerca de las 16:30hrs. Aunque no parezca un paisaje muy atractivo, para mi es una belleza. Una forma de ver cómo el sureste de Inglaterra recibe las enormes cantidades de agua caliente provenientes del Golfo de Mexico y se levantan en columnas de vapor que se enfrían y precipitan por los vientos fríos del norte.

En pocas palabras: Estamos en un baño de vapor gigante. No tan caliente como los que conocemos, pero en realidad sí lo es comparado con los polos helados o la temperatura en la estratosfera. Y este Clima esta cambiando.

Miles de estudios científicos han evidenciado después de análisis profundo y largos debates que: tenemos un Problema.
Cabe mencionar como pequeño comentario al margen que esto lo han dicho una y otra vez, innumerables personas humildes en el campo, en las montañas, indígenas, tribus aisladas, comunidades rurales y algunos “hippies”.
Casi ninguno de estos individuos cuentan con doctorados o publicaciones y sin embargo saben mucho más que nosotros los “ricos y civilizados” cuando se trata de estar en CONTACTO con la naturaleza. También es de notar que los que realmente estamos causando el Problema somos nosotros, que no podemos vivir sin auto, iPhone, compu, internet, Facebook, Amazon, Walmart, aire acondicionado, aviones, gasolina, agua embotellada, Coca “Light”, etc.

Es aquí cuando me pregunto si realmente entendemos el verdadero Problema o solo una de sus consecuencias: el cambio climático.
El cambio climático NO es el Problema.
Los huracanes, inundaciones, incendios y sequías NO son el Problema.
La reducción de miles de kilómetros cuadrados de selva amazona, el nivel de CO2 en la atmósfera, el consumo desmedido de hidrocarburos no son el Problema.
El Problema es: la actitud de Huésped que tomamos cuando vemos a este planeta y su delicioso baño de vapor. Nos sentimos amos y dueños del resort más impactante que conocemos y disponemos de él como si estuviéramos en un hotel todo incluido. Suponemos que alguien va recogiendo nuestra basura y haciéndola desaparecer mágicamente, y también vemos obvio que el agua nace en grifos y botellas por generación espontánea o de perdida en un manantial o monte con recursos infinitos. (aunque mejor preferimos un refresco o una chela)

La tierra, como buena madre nuestra, provee de alimentos y energía y ha sido muy paciente en esperar a que maduremos para dejar de disponer de ella y empezar a ser autosuficientes. Tal vez demasiado paciente porque a la fecha y con toda esta tecnología estamos con ricos más ricos y pobres más pobres, con ríos sucios y mares muertos, con tierras secas y trillones de dólares sólo en la bolsa de los hermanos mayores.
No quiero sonar fatalista, es de reconocer que la tecnología también nos ha dado salud, paz, conocimiento, abundancia, etc. Pero aún no puede resolver el Problema porque ese no se resuelve con una herramienta, se resuelve con una actitud, con un “reajuste” en la concepción que tenemos. Más adelante explicaré tal “reajuste”.

¿De dónde viene todo?
Todo lo que tienes fue comprado a alguien más. Por ejemplo tu computadora. La compraste en una tienda que a su vez la compró o consignó a un distribuidor que a su vez le pagó a una fábrica que a su vez compró las componentes a otros fabricantes que a su vez compraron la materia prima que finalmente salió de la tierra en forma de minerales, agua, comida, calor, petróleo, etc. En todos los niveles hay una adición de valor agregado y por ende un incremento en el precio. PERO se nos olvidó considerar al primer proveedor: el planeta tierra. No le pagamos absolutamente nada por extraer la materia prima. Todo esta subsidiado por la Tierra y nos da todo gratis. Hacemos un hoyo, sale petróleo, lo guardamos en tanques o tubos y nos vamos sin decir gracias. Igualmente aplica para el agua, la pesca, la tierra para sembrar, etc.

Para resolver esto consideremos lo siguiente:

formula

Si para cada nivel en la cadena hay un valor agregado “i” y la suma da “n”, la tierra debería contarse como el primer proveedor absoluto y sumar v0. Esto nos da como resultado:

n valores + v0
en lugar de
n valores
como es actualmente.

Al considerar a la Tierra como un intermediario más, el recurso que se le “paga” deberá ser en forma de procesos SUSTENTABLES que le sirvan para regenerar los recursos que tomamos o para que no los necesitemos más. Ejemplos son:
-Reforestación
-Programas de RRR (Reducción, Reuso, Reciclaje)
-Separación de basura
-Recolección y filtrado de agua
-Energías Renovables
-Protección de ecosistemas
-Campañas de concientización y capacitación

Estos deberían ser obligatorios y bien estudiados y calculados para que dicho n0 sea justo y suficiente.
Por qué no es así? Porque nadie se beneficia de n0. Nadie aboga por la tierra porque la tierra no es un ente con quien se tenga un contrato firmado.
Aún con los bonos de carbono o los tratados internacionales, el proceso no genera suficiente retorno al planeta y no incentiva una migración a fuentes de materia y energía 100% renovables.
Hay mucha polémica al rededor de este tema, pero a fin de cuentas aún no estamos resolviendo el Problema.

El “reajuste”
Tomando una perspectiva más práctica la solución es muy sencilla; consiste en hacer este “reajuste” en forma de intercambio:
Antes (todavía): Tierra = Anfitriona, Humanos = Huésped
Después: Tierra = Huésped, Humanos = Anfitriones
Si le devolvemos a la tierra lo que tomamos, entonces solo así tenemos infinitos recursos. Llámale tributo o reinversión o como sea, es el impuesto de le debemos a la naturaleza que no hemos pagado, igual que los impuestos que pagamos al gobierno.

Lo curioso es que en efecto le devolvemos a la tierra todo lo que consumimos, pero está en un formato que la tierra no puede procesar: la basura. Los desechos industriales, plásticos, CO2 y otros materiales no pueden ser procesados por la tierra al paso y en la forma que los estamos depositando. Si nosotros digerimos la basura y extraemos lo mejor de ella, la tierra podrá encargarse fácilmente del resto, si no la podemos digerir entonces no la debemos generar en un principio.
El Problema se resuelve pagándole a la tierra. Mejor dicho: alimentándola, motivándola, consintiéndola, hacerla sentir de lujo para que nos consienta de regreso con climas agradables, abundancia, agua pura, energía ilimitada, calidad de vida y baños de vapor.

En esta vida, ¿eres huésped o anfitrión?

Escrito por Martin García Wilhem. Ingeniero, trabaja en FLYX Systems diseño de insfraestructura para drones, alumno de SIngularity University.

www.plusmartin.com

Art by M.K.

Si lo que leíste resuena contigo, ayuda a que este mensaje llegue a más personas. 🙂

Suscríbete al Newsletter de HOMOCÓSMICO

One thought on “El Huésped: una fórmula matemática para salvar el mundo – Martín García de Singularity University

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Show Buttons
Hide Buttons
Read previous post:
Una guía práctica para la meditación: ¿el budismo es una ciencia? ¿cómo meditar si nunca lo he hecho? ¿por qué es importante hacerlo? PARTE 2

Segunda parte Para ver la primera parte: Un día el preguntaron a Buda: “¿qué has ganado con la meditación?” a

Close