El sueño de la Hoja

En mi sueño yo era una hoja, flotando en un mar de aguas tranquilas, cielos despejados.

Frente a mi, flotaban otras hojas a la merced del viento, como yo.

Habían todo tipo de hojas, pero solo una captó mi atención.

Era una hoja hermosa. Inmediatamente sentí amor y conmoción ante la belleza de sus colores, su textura, y la manera como el viento acariciaba la punta que sobresalía. Sentí que quería poseer esa hoja, estar junto a ella para siempre.

El viento nos acercó, y estuvimos cerca unos minutos. Los mejores minutos de mi existencia como hoja.

Minutos después, el viento me separó de ella y mi corazón se llenó de profunda tristeza.

Pude ver que habían más hojas a lo lejos, muchas más. Todas eran diferentes cuando se les observaba después de un rato. Cada una tenía una personalidad distinta.

De pronto una hoja llamó mi atención, era una hoja que a mi parecer era horrible. Sentí que esa hoja me había hecho daño, es más, sentí que esa hoja me había hecho todo el daño que había sentido en toda mi vida.

Tenía que destruir a esa hoja, y en cuanto el viento me acercara a ella, no dudaría en despedazarla.

Empecé a imaginar en maneras de destruir a esa hoja, y de amar a la bella hoja del principio. A una la odiaba con todo mi ser, a la otra la amaba y la deseaba con todo mi corazón.

A una la quería para siempre cerca de mí, a la otra la quería borrar de la existencia cuanto antes.

Mi existencia se dividía entre el deseo que sentía por la hoja bella, y la aversión que sentía por la hoja fea, cuando de pronto el Sol empezó a brillar más fuerte, tan fuerte que el agua lentamente comenzó a evaporarse.

La luz del Sol era cegadora, no podía observar las demás hojas pues el reflejo del Sol en el agua me cegaba.

Poco a poco el agua se empezó a evaporar, y comencé a entender que las hojas no eran hojas flotando, sino que estaban pegadas a ramas que flotaban en todo el enorme mar.

El agua siguió bajando, y empecé a observar que muchas hojas pertenecían a la misma rama, pues ramas más grandes se empezaban a hacer evidentes.

El agua bajó más, y pude ver, para mi sorpresa, que yo pertenecía a una enorme rama de la que salían muchas ramas más pequeñas, una de las cuales era la que me soportaba.

 

 

El Sol siguió brillando, más y más fuerte cada vez, iluminando más y más hojas, y el agua siguió bajando, más y más.

Llegó el momento en el que el agua bajó lo suficiente, y pude ver que la hoja que amaba, y la hoja que odiaba, pertenecían al mismo tronco. No sabía si sentir aversión o deseo hacia ese tronco que sostenía a las dos hojas; una tan odiada, otra tan amada.

El Sol brillaba cada vez más fuerte, el viento soplaba también.

Las hojas comenzaron a sonar con el viento, un sonido intenso. Estaban hablando, todas al mismo tiempo. Gritando, cantando como si algo mágico estuviera por pasar.

Yo era la única hoja que no sabía cómo actuar.

El Sol y el viento se intensificaron, el agua comenzó a bajar más y más.

Miré hacia abajo, y vi que las ramas de las que yo me sostenía, pertenecían al mismo tronco del que colgaban mi amada y mi odiada.

El agua siguió bajando, y tocó tierra. La luz del Sol iluminó ante mis ojos la realidad suprema:

Un solo árbol, un solo enorme árbol sostenía a todas las hojas de mi sueño.

El viento soplando, las hojas cantando y celebrando, el sol brillando y contento de haber disuelto el agua de la ignorancia que no nos dejaba ver la realidad: todas las hojas pertenecíamos al mismo árbol, éramos el mismo árbol, éramos lo mismo y éramos iluminadas por la misma Luz.

Al entender esta realidad, deje de sentir deseo o aversión hacia las demás hojas. Un sentimiento de indescriptible amor, compasión, paz, ecuanimidad, y pertenencia me inundaron: yo era ese árbol, yo era todas esas hojas, yo era todo, y todo era parte de mí.

De las ramas del árbol comenzaron a emerger flores, hermosas flores blancas y enormes por todos lados. Las hojas éramos las flores, y las flores éramos las hojas.

Cuando florecieron en su máximo potencial, un silencio abrupto interrumpió todo. El viento se enmudeció, el Sol, impasible, brilló más que nunca, iluminando todo. El árbol, nosotros, “yo”, nos disolvimos en ese momento de exagerada belleza e incomparable paz.

Todo era demasiado hermoso, indescriptible.

 

 

El viento interrumpió el perfecto silencio, y poco a poco el Sol se fue poniendo, las nubes empezaron a llegar y lluvia empezó a caer. Todas las hojas, todo el árbol, comenzamos alimentarnos de esa agua, necesaria y abundante. Los cuatro elementos habían cumplido, cada uno, con su tarea.

El agua empezó a subir, y el ciclo volvió a comenzar. Pronto, las hojas olvidaríamos que somos un solo árbol, pero pronto también lo volveríamos a recordar, solo para volverlo a olvidar… y volverlo a recordar.

Desperté agradecido con la impermanencia, que permite el cambio. Con el cambio, que permite los ciclos. Con los ciclos, que permiten el nacimiento. Con el nacimiento, que nos permite florecer. Y con la muerte, que nos permite volver a nacer, para volver a florecer.

Me di cuenta que esa agua lleva bajando milenios en la Tierra. Las primeras hojas que salieron a la Luz, las de la punta del árbol, nos dejaron su mensaje. Lo entendimos, pero no lo hemos experimentado. Ahora toca que experimentemos, las mayorías, lo que aquellos primeros iluminados nos trataron de explicar con tanta paciencia y compasión.

 

Escrito por INLA

ART BY M.K.

 

Si lo que leíste resuena contigo, ayuda a que este mensaje llegue a más personas. 🙂

Suscríbete al Newsletter de HOMOCÓSMICO

9 Replies to “El sueño de la Hoja”

  1. Christopher Luna says: Reply

    ¡Las preguntas son la respuesta!.

  2. Pilar Hernández Cordero says: Reply

    Es lo que hablábamos… todos somos parte de todo, me gustó tu analogía. Ver lo malo y lo bueno en nosotros mismos, aceptarlo y trabajar con ellos es lo que nos compete como seres humanos y raza humana.
    Felicidades por tu trabajo, te mando un abrazo 😉

    1. homocosmico says: Reply

      Exacto! 🙂 Gracias Pili. Felicidades a ti por tu trabajo! Huerto Roma Verde rocks 🙂

  3. Excelente, como todo lo que has escrito. Me parece extraordinariamente maravilloso. Somos todo y, uno a la vez.

    1. homocosmico says: Reply

      Muchas gracias Heidy!

  4. que sorprendente eres utilizando la metáfora, gracias por la enseñanza que me dejas con está lectura … gracias, muchas gracias NÁMASATE-SHANTI

    1. homocosmico says: Reply

      gracias a tiii !

  5. Hola queridos HomoCosmico, quiero comunicarme con ustedes con el fin de conseguir la aprobación pertinente para hacer un Audio con el escrito “El sueño de la hoja” muy hermoso, metafórico y además abarca los conocimientos que yo trato en mi canal de YouTube medio por el cual, si me lo permiten difundiré el contenido.

    GRACIAS INMENSAS POR LEERME y de antemano, por su pronta respuesta.

    Adjunto aquí la presentación de mi canal:
    https://www.youtube.com/watch?v=NFT7rZhZCXQ

    Buen pasar del sol,
    Kathia.

    1. homocosmico says: Reply

      Hola ! Claro que sí. Podríamos hacer algo juntos. Te parece?

      Mandame un correo a carlosortizdelapena@gmail.com

Leave a Reply

Show Buttons
Hide Buttons
Read previous post:
Mi experiencia en Hridaya, la escuela de meditación de Ramana Maharshi

Hridaya es una escuela de Yoga y meditación que se basa en las lecciones de Ramana Maharshi, yogui que vivió...

Close