stevenkonrad
¿Por qué no elegir la felicidad?

Por: Jordan Lejuwaan

High Existance

 

“La mente es su propio lugar, y en sí misma puede hacer del infierno un paraíso, y del paraíso un infierno.”

    -John Milton

Esta es una historia sobre cómo la felicidad puede ser voluble y cómo recuperarla.

 

Será lo más abierto que haya escrito en línea, porque recientemente me di cuenta de lo beneficioso que es compartir lo que hay dentro de nosotros, nuestros desafíos y nuestra visión por igual.

 

Espero que este escrito te inspire a hacer lo mismo.

 

Hace 4 meses, estaba en la cima del mundo. Probablemente lo más feliz que jamás había sido.

Vivía en la ciudad de mis sueños, Perth en Australia. Acababa de lograr un grán objetivo en mi vida al obtener una maestría, y el blog que había comenzado recientemente estaba explotando. Finalmente estaba empezando a dejar mi marca en el mundo y me sentía increiblemente.

Para hacer las cosas aún más dulces, vivía en un hermoso vecindario, estaba en la mejor forma física de mi vida y mi mente se sentía más estable que nunca. Todo me iba bien.

 

Entonces … llegó el momento de dejar atrás Australia y la vida universitaria. Regresaba a América del Norte y me internaba en las turbulentas aguas del “mundo real”.

Tenía metas claras para el futuro y sentí que nada podía detenerme.

Adelantemos el tiempo hasta hace 2 semanas: Mientras hablaba con mi madre por Skype, me quebré y comencé a llorar. No solo unas pocas lágrimas miserables, una buena sesión de sollozos.

Soy un hombre adulto, y esto no me había sucedido durante años. Pero no pude mantenerlo más.

 

stevenkonrad

 

 

Desde que salí de Australia, algo se había sentido apagado. No pude identificar la razón específica, pero en el fondo sabía que no era realmente feliz.

Todos los días, intentaba poner una cara feliz, tanto en línea como en el mundo real y fingir que todo estaba bien. Pero dentro, me preguntaba qué demonios estaba mal conmigo.

Esto fue excepcionalmente desafiante porque tengo un sitio web llamado “The Feel Good Lifestyle” – (El estilo de vida de sentirse bien) . En los últimos meses, he desarrollado una imagen de un chico que siempre es feliz, alegre y amante de la vida. Pero de repente, no era ese tipo.

Me sentí atrapado.

 

Unos días después de derramar las lágrimas con mi madre, me estaba preparando para correr en las colinas de San Diego. Todavía no había encontrado respuestas, pero esperaba que los duros intervalos de ejercicio me ayudaran a despejar la cabeza y “desahogarme”.

Para agregar al componente espiritual de la carrera, decidí escuchar la versión en audio de “El poder de ahora: una guía para la iluminación espiritual” de Eckhart Tolle. Durante los últimos días, diferentes signos me señalaron hacia ese libro, y ya era hora de descubrir de qué se trataba.

 

Puse la cinta, salí por la puerta y comencé a correr … y a correr.

Durante la siguiente hora, tuve una serie de epifanías como nunca antes.

Mientras corría con agotamiento, escuché la sabiduría de Tolle y comencé a comprender por qué no estaba feliz. Cuando llegué a la cima de la última colina, empapado de sudor, mi corazón latía con fuerza, era tan obvio por qué me sentía infeliz.

 

 

Durante los últimos 4 meses, no había estado viviendo en el “aquí y ahora”. Había estado tan ocupada pensando en el pasado, en el futuro y preocupada por el presente, que ni siquiera estaba apreciando lo que tenía delante.

Todos los días, dejaba que mi mente corriera todo tipo de patrones depresivos: Constantemente recordara lo bien que estaban las cosas en Australia … Haciéndome sentir que el mejor año de mi vida estaba detrás de mí.

Reflexionaba sobre por qué el presente era tan desafiante … Desear que las cosas fueran más fáciles y me preguntaba por qué no estaba alcanzando mis metas más rápido.

Me preocupaba por la incertidumbre de vivir en una ciudad nueva (San Diego), cuestionaba mi decisión de venir aquí y me permito hacer hincapié en esto …

 

Estaba dejando que mi mente me controlara.

Estaba saboteando mi propia felicidad.

 

 

Desde ese incidente hace 2 semanas, he emergido como un hombre nuevo. Entiendo mejor el poder que nuestra mente puede tener sobre nosotros, tanto positivo como negativo. Aprendí a controlar mejor mi mente, a usarla en mi beneficio, y quiero ayudarte a hacer lo mismo.

Si estás leyendo esto, sé que eres una persona especial. Solo al estar en este sitio, muestra que estás buscando un nivel más alto de conciencia y que quieres más de la vida.

Creo que tienes un mayor potencial de felicidad que la mayoría, pero también tienes un potencial para los momentos más oscuros, porque sabes lo grande que puede ser realmente la vida.

 

Estoy compartiendo esto, porque quiero ayudarte a evitar los escollos que descubrí, especialmente si te encuentras en la adultez temprana, cuando hay tantas transiciones por las que pasar.

Ya sea que estés en un funk o simplemente estés buscando aumentar tu nivel actual de felicidad, aquí están las 5 lecciones de vida que realmente te ayudarán:

 

 

 

1-. Asumir la responsabilidad

 

Nada puede traerte felicidad sino a ti mismo.

-Ralph Waldo Emerson

 

La felicidad es una opción. Si no estás contento en este momento, es por las cosas en las que decides pensar. Y tienes el poder de cambiar eso al instante.

Aprendí que la felicidad no siempre es fácil y que requiere trabajo. Cuando todo va bien, ser feliz es simple. Pero cuando enfrentamos desafíos e incertidumbres, se requiere un esfuerzo consciente para no caer en el “modo víctima”. Necesitamos recordarnos constantemente que somos los arquitectos de nuestra propia felicidad.

Como Jordan escribe, “Sé feliz o hazte feliz …”

 

2-. Estar aquí ahora

 

Si estás deprimido estás viviendo en el pasado.

Si estás ansioso estás viviendo en el futuro.

Si estás en paz estás viviendo en el presente.

-Lao Tzu

 

Cada vez que dejamos atrás un gran capítulo de nuestra vida, ya sea en nuestros días universitarios, una gran relación o un viaje increíble, tenemos una tendencia a mantenerlo. Seguimos pensando en ello, deseando poder volver. Esto solo crea sufrimiento. El pasado se fue. Este momento es todo lo que tenemos.

En el otro extremo del espectro, cuando nos preocupamos por el futuro, esa es una elección que estamos haciendo. La realidad es que lo único que tenemos bajo nuestro control es lo que estamos haciendo en este momento. Cualquier otra cosa es simplemente energía emocional desperdiciada. Haz tu mejor esfuerzo en el momento presente, es todo lo que realmente importa.

 

 

3-. Rendirse a la realidad

 

Siempre di “sí” al momento presente. ¿Qué podría ser más inútil, más demente que crear una resistencia interna a lo que ya es?

-Eckhart Tolle

 

Cuando nos encontramos en una situación subóptima, ya sea que estas atorado en el tráfico o estas pasando por un período difícil en el trabajo o la escuela, nos disgustamos, pero esto no sirve para nada. Es como tratar de discutir con la realidad, con lo que ya es.

Sin embargo, todos lo hacemos a veces. Considera estos pensamientos:

“¿Por qué tiene que ser así?”

“¿Por qué me pasa esto a mí?”

“¿Por qué mi vida no es más fácil?”

 

¿Suena familiar?

Este gimoteo mental no tiene sentido y causa gran parte de nuestro sufrimiento.

 

Como dice Eckhart Tolle: “La causa principal de la infelicidad nunca es la situación, sino sus pensamientos al respecto”. De manera similar, la sabiduría budista nos enseña que todas las situaciones son neutrales. Es la etiqueta que les ponemos lo que los hace positivos o negativos.

Simplemente ser consciente de esto es poderoso. Tan pronto como te atrapes en uno de estos patrones de pensamiento, cuando te “quejas mentalmente” de lo que está frente a ti, detente al instante. Reemplázalo con un pensamiento más empoderador.

Cuando discutimos con la realidad, nunca ganamos.

 

 

 

4-. Detener la rueda de hámster

 

La no-mente es claridad, pureza, inocencia. La no-mente es la forma real de vivir, la forma real de saber, la forma real de ser.

-Osho.

 

¿Alguna vez te has parado a pensar en la gran cantidad de pensamientos que pasan por tu cabeza todos los días?

Miles y miles de pensamientos. Todo el día todos los días.

 

Tal vez sea por el acelerado mundo en el que vivimos, pero parece que todos luchamos por ralentizar nuestra mente.

Mucho de este pensamiento es innecesario … ¡y agotador!

Por eso es altamente beneficioso crear lo que Osho y Tolle llaman “no-mind”. Momentos en los que no estamos pensando en nada, cuando simplemente estamos siendo.

Esto nos ayuda a preservar la energía mental y nos abre a una mayor comprensión, ya que creamos espacio para que “lo divino” fluya a través de nosotros.

La meditación es una gran herramienta para desarrollar esta habilidad, y te recomiendo que la pruebes. Pero el verdadero desafío radica en estar desprevenido durante todo el día, no simplemente cuando estamos sentados con los ojos cerrados.

Mañana, durante el día, trata de ver cuánto tiempo puedes pasar sin pensar en nada. Es más difícil de lo que parece … pero es la puerta de entrada a una mente mucho más clara.

5-. Sal de tu cabeza y en el mundo

 

“La mejor manera de encontrarte a ti mismo es perderte al servicio de los demás”

– Gandhi

Cuando llegué a San Diego, estaba trabajando desde mi casa, en mi computadora portátil. Me conecté con muchas personas en línea, pero pocas en la “vida real”. ¡Hubo días en los que hablar con el cajero de la tienda de comestibles fue el punto culminante social de mi día.

En un mundo donde ocurren muchas cosas en línea, debemos tener cuidado de no descuidar la importancia de una conexión real cara a cara.

Si atraviesas un momento difícil, es posible que te sientas especialmente inclinado a aislarte, pero solo empeorará las cosas. Busca la presencia de las personas que amas, las personas que te inspiran. Y ve un paso más allá: ¡Haz todo lo posible por hacerlos felices! Sonríe, pregunta cómo lo están haciendo y ayúdales con sus desafíos.
Cuanto más te centres en su felicidad, la tuya vendrá con más fuerza.

 

Mi amigo, nuestra mente es la herramienta más poderosa que tenemos a nuestra disposición. Puede crear cosas hermosas, difundir la alegría y cambiar el mundo. Pero también puede crear mucho sufrimiento en nuestra propia vida. Depende de nosotros decidir cómo lo usamos.

¿Por qué no elegir la felicidad?