Burning Man

En 1986, durante el Solsticio de Verano, el primer Grán hombre de Mimbre fué quemado en Baker beach, San Francisco, a manos de Larry Harvey y su amigo, Jerry James. Al rededor de lo que parecía una fogata, un grupo curioso de gente se reunió para presenciar el “espectáculo” y verlo arder.

 

Los dos amigos, Larry y Jerry hicieron la promesa de repetir la acción, aunque según cuentan, no saben cuando fue. Lo único que recuerdan es que al año siguiente su víctima medía 4.5 metros de alto y, que al igual del año anterior, este estaba hecho de madera. Así fue como nació el festival Burning Man.

 

 

#burningman2018

Una publicación compartida por Dave Keane (@davekeane) el

 

 

Posters, flyers y t-shirts fueron repartidos con el afán de juntar más público junto a la estructura de 12 metros, pero en 1990, con 200 asistentes, la Golden Gate Park Police, representada por un solo oficial, canceló el ritual por posibles incendios en el valle californiano. Inmediatamente, los organizadores migraron al desierto Black Rock en Nevada, su actual locación.

Hoy, a poco más de 20 años desde su creación, su audiencia creció hasta 70 mil personas. Cerca de 317 instalaciones artísticas se montaron en “playa”, como le llaman al spot del lugar. Gente de todo el mundo puede incluir sus propuestas para convertirse en los arquitectos de nuevos templos, plazas y estatuas, que integran la la ciudad de Burning Man

El concepto actual invita al público a formar una ciudad temporal, donde la comida y los servicios son gratuitos, no importa si se trata de comida, ropa o cualquier otro artefacto; sin embargo, hay una condición. Cualquiera que decida formar parte de esta “fiesta”, debe ofrecer algo a cambio. No importa si son shows musicales gratuitos, o masajes, clases de yoga o fotografías profesionales, incluso pines, botones y parches pueden ser ofrecidos.

Previo a la semana del evento, la gente se prepara con cajas de agua potable, hielo, elementos para acampar, entre cualquier otra cosa que pueda ocurrirse, porque una vez adentro, salir a conseguir cualquiera de estos elementos tomaría cerca de cuatro horas. Eso sí, la mayoría del dinero obtenido de los boletos de entrada, es destinado al abastecimiento del festival en el área de camping y comida.

Pero aquí, el celular tampoco sirve, y los residuos de basura tampoco son permitidos. El fin es agradecer a la madre naturaleza e intentar sobrevivir casi una semana en el desierto a casi 30 grados Celsius; eso sí, los disfraces están permitidos.

Burning Man vuelve a los orígenes más rudimentarios del ser humano para regresar a la primicia de la existencia de la raza: “De la nada, creamos todo”.

 

 

#tample#galaxy#burningman2018

Una publicación compartida por Julia (@gillianjj) el

 

La edición de Burning Man 2018 ha quedado atrás, pero los recuerdos creados en este evento perdurarán en la memoria de sus residentes temporales por siempre. El año pasado, más de 70,000 personas visitaron Black Rock City –en en el desierto de Nevada, Estados Unidos– para ser parte de esta singular festividad. El sitio se llenó de increíbles obras de arte y estructuras inspiradas en I, Robot, que fueron diseñados por arquitectos y artistas de todo el mundo. Las espectaculares piezas, que combinaron futurismo con nostalgia, e incluyeron elementos como carritos de súper o personajes de Pac Man, fueron colocadas estratégicamente gracias a la ayuda de cientos de voluntarios.

Burning Man es uno de esos eventos que necesitar ver para creer. Con la ayuda de las redes sociales, ahora tenemos la oportunidad de echar un vistazo a lo que sucedió dentro de Black Rock City. Antes del inicio de este encuentro, nos maravillamos con algunas de las primeras piezas publicadas en Instagram, pero ahora que Burning Man 2018 ha llegado a su fin, podemos sorprendernos con imágenes de instalaciones como The ORB, una gigantesca esfera suspendida sobre la Playa que reflejaba ligeramente el paisaje circundante, o Galaxia, un templo de madera al centro de las festividades finales que fue incendiado para que arrojase fuego como un volcán.

 

 

Una publicación compartida por Dave Keane (@davekeane) el

 

 

 

 

 

 

Una publicación compartida por Leeda (@leeeeeeeeeeda) el

 

 

 

 

 

 

Una publicación compartida por @jeleibean el

 

 

The walking house of Baba Yaga at sunrise. #burningman2018 #burningman #babayagahouse #playart #burningmanart

Una publicación compartida por Jes (@jtportland) el

 

 

Some amazing stills from #BurningMan #burningman2018

Una publicación compartida por my adventures @tml- Pulkit (@traveltotomorrowland) el

 

 

Burn. 🔥 #burningman @claytonblake.art

Una publicación compartida por Tim Eichel (@tim.eichel) el

 

 

@uckiood #burningman #burningman2018 #deepplaya #shotoniphone

Una publicación compartida por Liliya Sharipova (@sharipovaliliya) el

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

#burningman2018 #paellaworks #playaart #pnwphotographer #photog #blackrockcity #designboom

Una publicación compartida por Paellaworks LLC (@paellaworks) el

 

 

•BURNING MAN• #burningman #burningman2018 #burner #usa #art #share #blackrockcity #playa #dust

Una publicación compartida por Michael Aiach (@mika_aih) el

 

 

Back from another weird and wonderful week in the City of Dust

Una publicación compartida por luke (@thelukewhiting) el

 

 

@danicarollo in the most epic headpiece 😍😍😍😍

Una publicación compartida por Vibette (@vibette) el

 

 

 

 

Fuente Texto: My Modern Met

Elle.mx