La consciencia cósmica ¿Qué es? La definición de Alan Watts y otros testimonios

A lo largo de la historia y de las culturas han existido testimonios de personas que experimentan lo que Richard Bucke denominó

 

“La consciencia cósmica”.

 

 

La consciencia cósmica – Como lo menciona Alan Watts en su libro This is It (Esto es Eso), el eje central de la experiencia, parece ser la convicción de que el ahora inmediato, sea lo que sea que es, es la meta y la realización de todo lo creado. Los términos en los que la persona interpreta la experiencia de esa realización, depende de su pasado, de su cultura, y de la personalidad con la que define su identidad. Así como el agua busca el curso que ofrece menos resistencia, así las emociones se arropan en los símbolos que tiene más a la mano.

Allan Watts da muchos ejemplos de testimonios de personas que han experimentado esta consciencia cósmica, por ejemplo:

William James:

consciencia cósmica – “Los cielos parecieron abrirse para emitir rayos de luz y gloria. No por un momento, sino para todo el día y toda la noche, corrientes de luz y de gloria inundaron mi alma, y todo cambio. Todo se volvió nuevo. Todo lo que conozco, cambió para mi.”

Bernard Berenson:

consciencia cósmica – “Era una mañana de verano. Un haz plateado se veía sobre los árboles, el aire estaba impregnado de su fragancia. La temperatura era como una caricia. Recuerdo que escale un árbol, y me sentí de pronto inmerso en Eso. No se como llamarlo, no necesito palabras. Eso y yo éramos uno.”

Richard Bucke:

consciencia cósmica – “Todo de una vez, sin advertencia, me encontré envuelto en una nube de fuego y de colores. Primero pensé que había un fuego cerca, luego me di cuenta que el fuego venía de mi interior. Inmediatamente me vino un sentimiento de exultación, de inmensa gloria seguido por una iluminación intelectual imposible de describir. Entre otras cosas, entendí, no creí, entendí como el Universo está compuesto no por materia muerta, sino al contrario, por una presencia Viva. Tome consciencia de mi mismo como vida eterna, no una convicción, una consciencia. Vi como todo hombre es inmortal, y como todo funciona al unísono para el bien de todo lo que existe. Que el principio fundamental de lo que es, de todo lo que es, es lo que nosotros llamamos Amor. Y que la felicidad de todo lo que es, es a la larga, una certeza absoluta. La visión duro unos segundos, pero el sentido de realidad que me dejo nunca podrá ser borrado.”

 

 

Esta consciencia cósmica de la que hablan, corresponde a lo que en el Budismo se define como nirvana. “todas las cosas están en el Nirvana desde siempre”, y que el despertar o la iluminación no es la creación de un nuevo estado sino el reconocimiento de lo que siempre fue.

Como Kirillov lo define en la obra el Poseído, de Dostoievsky: “el hombre es infeliz por que no sabe que es feliz. Solo es eso. Solo eso! Si alguien se da cuenta de que ya es feliz, eso es todo. En ese instante, todo está bien.”

La gente hace cosas malas, por que no sabe que son buenos. En el momento en que se dan cuenta de que son buenos, y felices, no van a hacerle mal a nadie.

Todas las discusiones filosóficas y científicas son versiones sofisticadas de niños gritando “es así!”, “no es así!”, “que si es así!”, que no es así!”. Hasta que se dan cuenta de la tontería, y se acuestan a reírse en el pasto. Toda gran teoría pasa de moda, todo gran descubrimiento se vuelve viejo.

La existencia es como una sinfonía, nadie espera que la sinfonía mejore en cuanto a calidad en cada minuto, o que el objetivo de la sinfonía sea el final. El punto de la música está en cada segundo que es hecha, y escuchada. El premio no viene al final, el premio es la música misma.

La esfera de la consciencia cósmica no es nada espiritual, en el sentido ideal o abstracto de la palabra. Es completamente física. Es la liberación de la autoconsciencia, es decir, de la creencia de que el organismo de uno es una cosa absoluta y separada del Cosmos.

¿Estas visiones son verdaderas?

Primero hay que entender que no existe cosas verdaderas por si mismas. Toda verdad lo es siempre en relación a un punto de vista. Por ejemplo, el fuego es caliente en relación a la piel.

Sin embargo, existe un argumento a favor de la verdad superior de estas experiencias cósmicas. Tiene que ver con el movimiento y el control. Ningún sistema de movimiento puede ser definido como auto controlado, si no deja de moverse; de esta manera, el control está subordinado al movimiento, depende de el.

En términos humanos, el equivalente a la ausencia total de movimiento, es la duda total. El rehusarnos a confiar en nosotros mismos o en nuestros instintos. De la misma manera, el movimiento o la perdida del control, son el equivalente a la fe, de aceptar lo desconocido y lo no controlable. El abandonar el control, y aceptar todo como es sin querer controlarlo, es tener una visión del mundo en la que todo está bien.

¿Si no puedes controlar todo lo que te pasa, y todo lo que pasa en el Universo para volverlo de acuerdo a lo que tu consideras perfecto, por que no mejor renunciar completamente al control y aceptar que todo lo que es, es perfecto ya?

¿Por qué seguir condicionando tu felicidad, a factores externos que no controlas? ¿Te cuesta aceptar que no controlas todo? ¿Crees que es un insulto a tu capacidad? ¿Te envuelve la idea de “poder” controlar todo? ¿Una parte de ti, tu ego, se siente lastimada ante la idea de aceptar todo como es? ¿Ese mismo ego te dice “no hagas caso, estas ideas son conformistas, vamos a lograr lo que estamos buscando y entonces seremos mejores”?

¿Qué esperas que pase para permitirte ser feliz? Nada te va a “hacer” realmente feliz. La felicidad siempre es aquí, y ahora, y no depende en lo absoluto de factores externos.

Observa esa resistencia dentro de ti. Solo obsérvala. Trata de abrirte a la posibilidad de que, como Watts, Eckhart Tolle, y muchos otros lo dicen, todo es perfecto simplemente como es en este momento.

Observa esa resistencia programada dentro de ti por un sistema de creencias (cultura) dominante en este contexto en el que naciste. Atrévete a cuestionar esa cultura dominante que nos exige posponer la felicidad a la actualización de cosas futuras y contingentes: posesiones, títulos universitarios, propiedades, la muerte misma! (algunas religiones se fundamentan en la creencia de que no venimos a ser felices en esta vida, sino que tenemos que esperar para morir y ya entonces ser felices siempre y cuando hayamos obedecido).

 

 

No te voy a decir si esta cultura predominante es buena o mala. Solo te pido que observes el mundo en el que vivimos, y cuestiones.

Una vez que hayas hecho eso, ábrete a la posibilidad de ser feliz en este momento, en el lugar en el que te encuentras.

Puede ser que Alan tenga razón, y que puedas experimentar esa “consciencia cósmica”, esa realización, solo con decidirlo.

Puede ser que la felicidad más grande con la que hayas soñado este al alcance de tu mano, en el momento presente y solo tengas que abrirla para poder tomarla.

¿Te atreves a soltar lo que sea que tengas en esa mano?

 

Escrito por Inla

Art by M.K. y Mindcore

 

Si lo que leíste resuena contigo, ayuda a que este mensaje llegue a más personas. 🙂

Suscríbete al Newsletter de HOMOCÓSMICO

 

102 thoughts on “La consciencia cósmica ¿Qué es? La definición de Alan Watts y otros testimonios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Show Buttons
Hide Buttons
Read previous post:
Infrarayita: el cuento que escribió mi madre

infrarayita.- Le dedico este post a las mujeres y hombres valientes que se hicieron presentes en Standing Rock, y lograron

Close