Mi experiencia en Hridaya, la escuela de meditación de Ramana Maharshi

Hridaya es una escuela de Yoga y meditación que se basa en las lecciones de Ramana Maharshi, yogui que vivió el siglo pasado y cuyas enseñanzas van encaminadas a experimentar lo que en la filosofía Hindú se define como la Realidad Suprema.

Tuve la oportunidad de hacer un retiro de meditación y silencio de 10 días a finales del año pasado, y quiero compartir con ustedes algo de lo que aprendí.

 

 

Un día le preguntaron a Buda: “¿qué has ganado en el camino espiritual?” y Buda respondió: “nada”. Sin embargo, déjame decirte lo que he perdido: ira, ansiedad, depresión, inseguridad y miedo a la vejez y a la muerte”.

Los principios prácticos de esta escuela son:

  1. Existe una realidad suprema y absoluta, que no es relativa o subjetiva al observador (tu o yo)
    1. Estamos acostumbrados a experimentar la realidad desde nuestro limitado punto de vista, que es solo uno de billones, o infinitos puntos de vista
    2. Esta escuela afirma que existe una “realidad” que no depende del observador, sino que es absoluta en si misma
  2. La naturaleza de esta realidad es la Consciencia
  3. El ser humano tiene una esencia
  4. Esta esencia puede ser revelada
  5. Cuando revelamos nuestra esencia, descubrimos que es la misma que la de la realidad suprema: la consciencia, misma que compone el Universo entero

Entonces, si esta esencia que compone todo el Universo es la misma que la nuestra, ¿por qué buscar fuera de nosotros? Esta Realidad, o Fuerza, puede ser experimentada mirando dentro de nosotros a través de la meditación.

¿Qué es la meditación? La meditación es una práctica que se realiza para educar la mente, por un lado, y por otro para experimentar esta Realidad Suprema (Se le ha llamado de muchas maneras: Aquí y Ahora, Consciencia Cósmica Iluminación, Budeidad , Reino de Dios en al Tierra), consistente en el entendimiento de que todas las cosas son lo que tú eres.

Para Richard Buke, la consciencia cósmica es una nueva facultad que la raza humana adquiere mediante la evolución que se ha presentado ya en casos conocidos como el de Gautama, Jesús, San Pablo, Mahoma, William Blake, Balzac, y que en estos tiempos se presentará de forma más frecuente hasta que la humanidad entera olvide la consciencia individual, y viva en la consciencia cósmica.

 

 

Para experimentar esta realidad suprema, Ramana Maharshi propuso tres herramientas para ser utilizadas dentro de la meditación:

  1. Técnica de concentración en lo que el llamaba el Corazón Espiritual (en el centro de tu pecho, dos centímetros a tu derecha).
  2. Actitud de Observador, todo el tiempo.
  3. La constante pregunta: ¿quién soy yo?, como herramienta para desprendernos de la ilusión que nuestra mente crea de que somos algo separado de lo que observamos. A esta ilusión se le llama dualidad, y el secreto está en disolver esa dualidad entendiendo que no existe separación entre el que observa, y lo que se observa. En que todos somos Uno. La física cuántica recientemente ha comprobado este fenómeno al observar como las partículas se comportan diferente cuando son observadas.

Finalmente, estos son los 7 pasos que la escuela Hridaya propone para hacer una meditación más provechosa y efectiva:

  1. Actitud de Testigo: es lo mismo que la actitud de observador, es decir, desde antes de empezar a meditar asume esta actitud para no identificarte con tus sensaciones, pensamientos o sentimientos sino solo atestiguarlos. Esta actitud te debe acompañar durante toda la meditación (y durante toda tu vida).
  2. Entrar en la pose con atención y consciencia: entra en la pose de meditación que prefieras, despacio, consciente de lo que estás haciendo, con cuidado.
    1. Buda decía que se puede meditar de tres maneras: sentado, parado, y acostado. No les recomiendo meditar acostados por que es muy fácil quedarse dormidos, es necesaria una enseñanza diferente.
  3. Entrar en una completa inmovilidad del cuerpo: no cedas a los impulsos de tu cuerpo que te piden moverte, o reacomodarte. Todos los sentimos, es normal. El truco está en quedarse quieto, observar esos impulsos, no identificarse con ellos y esperar a que pasen.

Esto tiene un efecto importante en la mente: pues así como tu incomodidad VA A PASAR, también tus pensamientos negativos o positivos durante tu meditación, TAMBIEN VAN A PASAR. Es un ejercicio para experimentar el PRINCIPIO DE LA IMPERMANENCIA, que dicta que en la vida, nada es permanente (ni la vida misma), todo pasa y todo cambia constantemente y hay que aprender a aceptar esa realidad.

  1. Practicar la ATENCIÓN abierta: imagina que eres un búho, observando cuanto pasa en el lugar en el que estés, dentro de tu cuerpo, dentro de tu mente y dentro de tu corazón. Observa manteniendo la ECUANIMIDAD (igualdad y constancia en el ánimo, imparcialidad de juicio, observar sin juzgar, o calificar como algo de bueno, malo, molesto etc). La atención y la ecuanimidad son las herramientas fundamentales de otro tipo de meditación la Vipassana (técnica enseñada por Buda), de la cual hablaremos en otra entrega.
  2. Atención y consciencia en los chakras y puntos de energía del cuerpo: profundiza en las sensaciones de tu cuerpo, aunque no conozcas la ubicación exacta de los chakras. Experimenta con atención y ecuanimidad estas sensaciones.
  3. Consciencia sobre la dimensión universal de la energía: sincronizarse con la energía del Universo a través de nuestro corazón. Es tomar consciencia de que estamos hechos de la misma energía que el resto del universo, misma que podemos experimentar sutilmente con la meditación para finalmente disolverse en el todo, como gota de agua en el océano.
  4. Apertura a la dimensión infinita de nuestro Ser: ¿Quien soy yo? Deja la identificación con el cuerpo y con la mente. TU ERES EL OCEANO.

 

Finalmente ya que hayas realizado estos pasos, deja de esforzarte y empieza a relajarte manteniendo la actitud de testigo Y OBSERVANDO los espacios en blanco que existen entre cada pensamiento, que se harán cada vez más prolongados. Esto irá mejorando tu capacidad de sentir, al apagar momentáneamente tu capacidad de pensar, hasta que un día sientas TODO.

Inténtalo, aunque sea 10 minutos al día durante 7 días.

No te desesperes, es normal identificarse momentáneamente con los pensamientos y sensaciones, de hecho, cada vez que retomas la actitud de observador estás ejercitando tu capacidad de ser CONSCIENTE de lo que pasa dentro y fuera de ti, y eso es lo que realmente es meditar.

No lo hagas por ti, hazlo por todos los seres sintientes de la Tierra puesto que al ejercitar tu consciencia, estás haciendo todo lo que realmente te corresponde para concientizar al cuerpo al que perteneces llamado especie humana.

Para más información de la escuela Hridaya: http://www.hridaya-yoga.com/

Para más información sobre lo que es la Consciencia Cósmica: http://homocosmico.com/la-consciencia-cosmica/ 

Para más información de lo que es la meditación, en posts pasados: http://homocosmico.com/meditacionuno/    y      http://homocosmico.com/meditacionparte2/

Si lo que leíste resuena contigo, ayuda a que este mensaje llegue a más personas. 🙂

Suscríbete al Newsletter de HOMOCÓSMICO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Show Buttons
Hide Buttons
Read previous post:
El huevo: una historia que cambiará tu vida

Por: Andy Weir Traducción: Ezequiel Aranda   Ibas camino a tu casa cuando falleciste. Fue un accidente de tránsito. Nada

Close