araña
Sé que puede ser difícil convencerte, pero déjame intentarlo: no mates a la próxima araña que veas en tu casa.

 

¿Por qué? Porque las arañas son una parte importante de la naturaleza y de nuestro ecosistema interior, además de ser, al igual que nosotros, organismos vivos con sus propios derechos.

 

A la gente le gusta pensar que sus viviendas están aisladas de forma segura del mundo exterior, pero en el interior se pueden encontrar muchos tipos de arañas. Algunas se quedan atrapados accidentalmente, mientras que otras son visitantes a corto plazo. Algunas especies incluso disfrutan de los grandes interiores de tu casa, donde felizmente viven sus vidas y hacen más arañas. Estos arácnidos suelen muy discretos y casi todos los que conoces no son agresivos ni peligrosos. Además, pueden estar brindando servicios muy útiles como comer plagas, algunos incluso comen otras arañas.

Un entomólogo y sus colegas realizaron una encuesta visual de 50 casas de Carolina del Norte, en Estados Unidos para hacer un inventario de los artrópodos que viven debajo de nuestros techos. Cada casa que visitaron era hogar de de algún tipo araña. Las especies más comunes que encontraron fueron las arañas terídidos, conocidas tamben como arañasc aseras y las arañas de bodega o fólcidos, también llamada “patonas”.

Ambas construyen redes donde esperan a que las presas sean atrapadas. Las arañas del sótano a veces dejan sus redes para cazar otras arañas en el césped, imitando a las presas para atrapar a sus primos para la cena.

 

 

arañas

Aunque son depredadores generalistas, aptos para comer cualquier cosa que puedan atrapar, las arañas capturan regularmente plagas molestas e incluso insectos portadores de enfermedades, por ejemplo, mosquitos. Incluso hay una especie de araña saltadora que prefiere comer mosquitos llenos de sangre en los hogares africanos. Entonces, matar a una araña no solo le cuesta la vida al arácnido, sino que también puede sacar a un depredador importante de tu hogar.

 

Es natural temerle a las arañas. Tienen muchas patas y casi todas son venenosas, aunque la mayoría de las especies tienen un veneno demasiado débil para causar problemas en los humanos, si es que sus colmillos pueden perforar nuestra piel. Incluso los propios entomólogos pueden ser víctimas de la aracnofobia. Conozco algunos investigadores de arañas que superaron su miedo al observar y trabajar con estas fascinantes criaturas. ¡Si ellos pueden hacerlo, tú también puedes!

Las arañas no quieren atraparte y en realidad prefieren evitar a los humanos; Somos mucho más peligrosos para ellos que viceversa. Las picaduras de arañas son extremadamente raras. Aunque hay algunas especies que pueden representar un peligro real, como las viudas negras y las reclusas, incluso sus picaduras son poco comunes y rara vez causan problemas graves.

Si realmente no puedes soportar esa araña en tu casa, apartamento, garaje o donde sea, en lugar de destrozarla, intenta capturarla y liberarla afuera. Encontrará otro lugar a donde ir, y ambas partes estarán más felices con el resultado.

 

Pero si puedes soportarlo, está bien tener arañas en tu casa. De hecho, es normal. Y, francamente, incluso si no los ves, seguirán allí. Considera un enfoque de vivir y dejar vivir la próxima araña que encuentres.