Una guía práctica para la meditación: ¿el budismo es una ciencia? ¿cómo meditar si nunca lo he hecho? ¿por qué es importante hacerlo? PARTE 2

Segunda parte

Para ver la primera parte: http://homocosmico.com/2016/09/meditacionparte1/

Un día el preguntaron a Buda: “¿qué has ganado con la meditación?” a lo que el respondió: “nada, pero déjame decirte lo que he perdido: el enojo, la ansiedad, la depresión, la inseguridad, el miedo a envejecer, a la enfermedad, y a la muerte”.

En la primera parte expliqué tres principios en relación con la mente:

  1. La mente es una herramienta
  2. La mente puede ser una herramienta efectiva o aflictiva
  3. Existe un método para hacer la mente efectiva

La cuarta afirmación es la siguiente:

  1. El método para hacer la mente efectiva es la meditación

Contrario a lo que muchos piensan, el Budismo no es una religión, es una filosofía o escuela de pensamiento que nació cuando hace 2,400 años un personaje real, Siddhartha Gautama, se dio cuenta que el sufrimiento existe, y que también existe un camino para deshacerse de el.

El Budismo no se ocupa si existe o no existe Dios, puedes ser Budista y creer o no creer en Dios, puedes ser Budista y Católico, Budista y Judío, o Budista y Musulmán al mismo tiempo. De hecho el Budismo se parece mas al psicoanálisis que a cualquier religión, dado que el objeto de estudio en ambos es la mente. La razón por la que el Budismo no ha sido calificado tradicionalmente como ciencia, es por que la ciencia tiene como premisa un estudio objetivo, en tercera persona, mientras que el estudio de la mente es por definición subjetivo y en primera persona.

Para explicar la relación entre el budismo, las religiones y la ciencia, hay una parábola de Buda que lo deja muy claro: “Un hombre ha sido herido en batalla y no quiere que le saquen la flecha. Antes quiere saber el nombre del arquero, a qué casta pertenecía, el material de la flecha, en qué lugar estaba el arquero, qué longitud tiene la flecha. Mientras están discutiendo estas cuestiones, se muere. En cambio, dice Buda, yo enseño a arrancar la flecha”.

Esa flecha es el sufrimiento humano, y esas preguntas son de alguna forma las preguntas que se hacen las religiones. Son muy válidas, pero Buda no habla de eso, el habla de cómo terminar con le sufrimiento humano y para ello establece un método: la meditación.

Ahora bien, el maestro Suzuki, uno de los más respetados maestros de la rama Zen del Budismo, explica la relación entre la meditación, y su objetivo, que es la iluminación: “Zen quiere decier Jhana que, en su sentido original significa meditación. Prajna es utilizado como sinónimo de Iluminación. Donde está Prajna está Jhana y viceversa. Cuando se alcanza una, la otra le acompaña. Iluminación significa sabiduría trascendental, o conocimiento intuitivo.”

La meditación es el camino a la iluminación, y la iluminación, o Nirvana, es un estado de plena paz mental. Ese es el fin último de la meditación. Pero tal vez esto suene muy complicado, o muy difícil.

¿En qué consiste esa paz que se logra con la meditación?

La respuesta es muy sencilla, pero antes te debo advertir algo que bien plantea Osho: “el ego siempre se interesa por las cosas difíciles, porque cuando algo es difícil hay un reto. Si superas la dificultad, tu ego se siente satisfecho. El ego nunca se siente atraído por cosas simples. Si es simple, no hay atracción; porque aunque lo logres tu ego no se sentirá satisfecho. Para empezar, porque no había nada que lograr; así de simple.”

Entendido esto, hay que tomar en cuenta que la meditación no es una tarea satisfactoria para el ego, al contrario. No encontrarás en la meditación la satisfacción que encuentras en tus logros, de hecho, tu ego se sentirá ofendido por que perderá fuerza en tu vida y en tus decisiones, pero sí encontrarás otro tipo de satisfacción más real. El ego es esa parte de ti (aunque no es realmente parte de ti) que te hace creer (es una ilusión), que estás desconectado de todo lo demás, incluidas las demás personas, y por tanto te pide constantemente que resaltes y brilles para sentirse satisfecho. Los beneficios de la meditación no serán una medalla y nadie los podrá sentir, solo tu. Pero no será necesario nada más.

Por ejemplo, Donald Trump se siente tan desconectado de los demás, que toda su vida la ha dedicado a construir muros entre el mundo y el, para ser mejor que el mundo. Su ambición de ser presidente no es más que lo mismo, y está proyectando su personalidad separatista, individualista, y egoísta en las políticas públicas del país más poderoso del mundo, como su idea de construir un muro entre Estados Unidos y México. Pero el ego, y Donald Trump, serán materia de otra entrega.

Ahora, no te culpes si reconoces que tienes ego, todos los seres humanos lo tenemos. Es perfectamente natural, de hecho tiene un importante papel en la evolución del ser humano, y en la supervivencia y trascendencia de la vida del planeta Tierra. Pero eso también será motivo de otra entrega.

En realidad meditar es tan simple como observar, para tener conciencia, o una apreciación verdadera de la realidad. Si nunca has meditado probablemente no sepas de lo que te estoy hablando, para ejemplificarlo, inténtalo tu mismo siguiendo esta guía práctica, divida en dos partes: la preparativa, y la meditativa.

La primera parte, o parte preparativa, no es meditación. En esta parte encontrarás consejos prácticos para hacer fácil la meditación. Siguiendo la analogía, si meditar es ejercitar la mente, la parte preparativa es estirar antes de hacer ejercicio. Lo que lograras con esta primera parte es tomar conciencia de dónde estas, y de lo que vas a hacer.

PARTE PREPARATIVA

  1. Siéntate en la postura más cómoda, en el lugar más cómodo posible. No tienes que asumir la postura de flor de loto, puedes hacerlo sentado. No recomiendo hacerlo acostado por que te puedes quedar dormido.
  2. Pon tu celular en modo avión.
  3. Date cuenta que estas en un espacio en paz, observa el cuarto en el que estás y toma conciencia del AQUÍ Y EL AHORA: estás en un cuarto de un edificio o casa que se sostiene en la tierra, un planeta que gira alrededor de un sol en un rincón de una galaxia, que forma parte de miles de millones de galaxias en donde todo funciona perfectamente. Ese es el AQUÍ. El ahora es lo que has experimentado toda tu vida, nunca has experimentado otro “tiempo” que no sea el ahora. De alguna manera, tu vida es un ahora prolongado, todo lo demás es tu memoria o tu capacidad de crear situaciones del futuro.
  4. Cierra los ojos y toma conciencia de tus sensaciones físicas para centrar tu atención. ¿Qué sientes en cada parte de tu cuerpo? Recórrelo como un escaneo desde los dedos de tus pies, hasta la parte de arriba de tu cabeza. Tomate tu tiempo.
  5. Toma conciencia de lo que pasa por tu mente. Dedícate unos minutos a pensar en todo lo que quieras, sin darle mucha cuerda a un pensamiento en concreto, pero trata de no darle demasiada cuerda a ningún pensamiento para que no te distraigas de más.
  6. Toma conciencia de lo que sientes en ese momento. ¿Qué emociones has sentido el día de hoy? Repásalas, pero no te claves en explicaciones o historias.
  7. Cuando ya no se te ocurra en que pensar, o tu mente ya no tenga pendientes urgentes que atender contigo, repítete a tu mismo: “me voy a tomar los próximos cinco minutos para descansar de mi actividad mental, nada urgente puede pasar en estos cinco minutos que no pueda resolver cuando terminen, así que por favor, mente, no me molestes”.

PARTE MEDITATIVA

  1. Descansa tu mente, no pienses en nada.
  2. No lo vas a lograr, pero ya estarás meditando con solo intentarlo. Lo único que tienes que hacer es que cuando llegue un pensamiento nuevo, que es completamente normal, en vez de clavarte en el, simplemente obsérvalo como si fuera una nube pasajera, y déjalo ir. OJO: no huyas de tus pensamientos, no los reprimas por que solo vas a lograr frustrarte y creer que no puedes meditar. Más bien no te claves en ellos y poco a poco se irán haciendo más débiles. Disfruta el silencio, persíguelo; es diferente a huir del ruido.
  3. Entre cada pensamiento existirá un momento de silencio. Eso se llama el momento presente, disfrútalo por que desde el Big Bang, hasta este minuto, es lo único que ha existido y estás tomando conciencia de el.

Es normal que al principio esos momentos de presente duren pocos segundos. Pero lo que estás haciendo es enseñarle poco a poco a tu mente que tú decides cuando ella trabaja, y sobre qué tema trabaja.

Esto es meditar, así de sencillo. ¿De qué sirve? Recuerda que tus pensamientos definen tu percepción de la realidad, y tu percepción de la realidad define tu realidad. Cuando los pensamientos son rebeldes, incontrolados, generaran una discordancia entre lo que te hace feliz, y lo que tus pensamientos traen a tu vida. La fábrica de pensamientos es la mente. Cada vez que meditas, le dices a la mente “yo soy el jefe”, y de esta manera la mente poco a poco entenderá su verdadero lugar, y esto te generará más concordancia entre tu realidad, y entre lo que realmente te hace feliz.

Una mente clara es una mente mucho más efectiva, por que cuando dejas de preocuparte, empiezas a ocuparte. Recuerda que lo que le ha permitido al Homo Sapiens llegar hasta aquí, han sido las mentes adiestradas de algunas personas, no las mentes rebeldes de la mayoría de las personas.

Intenta meditar 5 minutos diarios para empezar, entiende que ese perro rebelde que vive dentro de ti, no eres tú, y que necesita a alguien que le diga qué hacer, cuando y cómo. Conviértete en el jefe de tu mente, y te convertirás en el jefe de tus pensamientos, de tus decisiones, de las consecuencias de tus decisiones, y por último, de tu destino. Una mente desastrosa es una vida desastrosa. Una mente armónica es una vida armónica.

“Knowing others is inteligence; knowing yourself is true wisdom. Mastering others is to become strong; mastering yourself is to become invincible.” Lao – Tse

Escrito por Inla

Art by M.K.

Si lo que leíste resuena contigo, ayuda a que este mensaje llegue a más personas. 🙂

Suscríbete al Newsletter de HOMOCÓSMICO

6 Replies to “Una guía práctica para la meditación: ¿el budismo es una ciencia? ¿cómo meditar si nunca lo he hecho? ¿por qué es importante hacerlo? PARTE 2”

  1. Thanks, really thanks, you changed my life.

    1. homocosmico says: Reply

      Thank you! SUscribete! Ya viste los de la Revolución del Fuego? Saludos 🙂

  2. No, pero estaré próximo a leerlos, Buena vibra 🙂

  3. Excelente artículo, estaba buscando información como esta, gracias por compartirlo, lo voy a poner en práctica ya que mi mente es algo rebelde en referencia a la lectura y necesito ponerla en su lugar!!
    Un abrazo, saludos!

    1. homocosmico says: Reply

      Gracias Rik! Pronto haremos una meditacion grupal, ya nos sigues en facebook?

Leave a Reply

Show Buttons
Hide Buttons
Read previous post:
¿Qué es la mente? ¿La meditación? ¿Qué tiene que ver con Cesar Millán, el Dog Whisperer? Una guía práctica

Primera parte Para ver la segunda parte, la guía para meditar, da clicl aquí: http://homocosmico.com/meditacionparte2/ ¿Qué es lo que distingue al...

Close