Volver a entender el tabaco para volver a respirar – Cómo dejar de fumar

Volver a entender el tabaco para volver a respirar

 

Síntesis del libro “El método fácil para dejar de fumar”, de Allen Carr

A continuación una síntesis de un libro que ha ayudado a millones de personas a salir de la adicción al tabaco, escrito por Allen Carr. Imprímelo, léelo, subráyalo y luego mándaselo a más personas.

Este libro ha ayudado a millones de personas a salir de una trampa en la que se metieron inconscientemente, como una mosca que cae en una planta carnívora que probablemente termine matándola o contribuyendo a su muerte.

Sin embargo, el libro de Allen Carr no toma a ese enfoque, y sus argumentos son justo los contrarios: convencer a la mosca de liberarse de esa planta y regresar a volar y sentir el aire, sensación que la mosca ha olvidado por completo.

Si fumas, tu ya no te acuerdas como se siente la vida cuando eres un no fumador, cuando no estás atado a ese veneno que ataca a tu sistema orgánico más importante y del que tomas el 100% de la energía que utilizas a diario, el sistema respiratorio.

Dice Allen que si pudiera hacerte recordar lo que es la vida sin el cigarro, no tendría nada más que decirte y en ese momento dejarías de fumar sin el menor de los esfuerzos.

Probablemente crees que es exagerada esa afirmación, pero te reto a que lo experimentes.

A continuación algunos puntos de ese libro que transcribí con la intención de que tomes la decisión, no de dejar de fumar, sino de leer el libro.

Compártelo con las personas que creas que les puede ayudar.

En este link puedes bajar el libro completo: http://galeon.com/allencarr/esfacil.pdf


Antes del libro, quiero hacer la siguiente reflexión:

El problema del tabaquismo que mata a 30 millones de personas al año, tiene las mismas causas que la enfermedad o desequilibrio que vive en la mente de la especie dominante del Planeta Tierra, el Homo Sapiens, y que tiene en jaque a la vida del planeta como la conocemos por el síntoma de esta enfermedad.

La enfermedad es una adicción a las sensaciones, y el síntoma es el Calentamiento Global.

¿Cuales causas son estas? Dos en concreto, ambas radicadas en la mente humana:

  1. Una adicción hacia las sensaciones provocadas por la nicotina.
  2. Una mal uso de la naturaleza programable de la mente humana individual, que es utilizada para hacernos creer que existe algún placer o ventaja en fumar.

Desde una perspectiva planetaria de la especie humana, el tabaquismo es una enfermedad análoga al Calentamiento Global, y sus causas son exactamente las mismas:

  1. Una adicción hacia las sensaciones provocadas por el juego del “más”, del deseo, que funciona de la misma manera que una adicción normal como la adicción a la nicotina
  2. Un mal uso de la característica programable de la mente humana colectiva ( o cultura), que en vez de ser utilizada para promover valores naturales y sustentables como la compasión, el cuidado y la protección de la vida, ha sido utilizada para promover la competencia, la destrucción, el consumismo y el egoísmo.

Cuando un fumador supera su adicción, y reconoce la existencia del “lavado de cerebro” (que explicare más adelante), al aprender a observar su mente, tiene ya las herramientas para evolucionar y curar su cuerpo individual, y al mismo tiempo para convertirse en un individuo sustentable y curar el cuerpo colectivo al que pertenece, el Planeta, si aprende a observar el “lavado de cerebro” que existe en la mente colectiva o cultura.

Muchas tradiciones antiguas aseguran que el Tabaco es la más sagradas de las plantas, que esconde un gran poder. Ese poder ha sido utilizado para generar utilidades billonarias a algunas empresas.

¿Pudiera ser que esa planta esconda el camino a la sanación del Planeta al enseñarle a la especie humana a observar su mente individual y colectiva?

inla.


 

RESUMEN DEL LIBRO

 

Todos los que fuman, incluido tu, han caído en la ilusión de que les gusta fumar, y los que no, los que saben que no les gusta fumar pero aun así fuman lo hacen por que creen que les aporta algo, ya sea relajación o confianza; o por que creen que se van a sentir miserables cuando dejan de fumar sin poder visualizar lo que sería su vida sin ese vicio. Les da miedo la idea de que la vida no va a poder ser disfrutada sin esos cigarros, cuando nada podría estar más alejado de la realidad.

¿Por qué te cuesta tanto trabajo dejarlo? Los fumadores hablan de los terrible síntomas asociados con el dejar de fumar. Pero realmente esos síntomas no existen, están en la mente solamente.

Las personas intentan dejar de fumar enfocándose en las desventajas de fumar tabaco, pero no lo logran por que esto crea aun sentido de sacrificio, como si estuviéramos teniendo que dejar algo placentero, y por que crean un punto ciego, no fumamos por las razones que no deberíamos de fumar. La pregunta real es “por que queremos o necesitamos fumar?”.

¿Qué te aporta el tabaco?

¿Realmente lo disfrutas?

Puras falacias e ilusiones, no hay nada a que renunciar.

El problema no es explicar por que es fácil dejar, sino explicar por que es difícil dejarlo, o por que tanta gente fuma. ¿Qué clase de hábito o hobby desearías no hacer mientras lo estás haciendo?

La respuesta es que no es un hábito: es una adicción a la nicotina, y por eso algunas personas creen que es difícil dejarlo, por que no entienden como funciona una droga-adicción. Una vez que entiendes como funciona realmente una adicción, es fácil dejarlo.

Tu empezaste a fumar tabaco por que viste que los adultos fumaban, supusiste que debía de ser agradable. Empezaste entonces a fumar, y el primer cigarro no te supo bien pero tampoco te provocó ninguna clase de adicción. Seguiste fumando hasta que un día decidiste dejarlo cuando tuviste algún estrés en tu vida. Intentaste, pero después de unos días te diste cuenta que no era el momento apropiado para dejarlo, pues el tabaco te ayudaría a pasar por ese mal momento. La verdad es que no te ayuda, ni te ayudo nunca, al contrario. Te dio mas nervios y estrés.

 

¿Por que empezaste a fumar tabaco?

Por razones estúpidas, ya sea presión social o conveniencia social. Pero la verdadera pregunta es, ¿por que seguiste fumando? Y la única respuesta es: por la adicción a la nicotina, y la programación mental.

 

Adicción a la Nicotina.

Es la droga más adictiva conocida por la humanidad. Cada inhalación de tu cigarro lleva a tu cerebro desde los pulmones una pequeña dosis de nicotina que actúa más rápido que la heroina que se inyectan los adictos en las venas, después de 30 minutos los niveles de nicotina empiezan a caer a la mitad y comienzan los síntomas de abstinencia que muchos fumadores creen que son físicos, pero son meramente mentales.

Es una droga fácil de expulsar, pero primero tienes que aceptar que eres adicto. No hay un dolor físico cuando se deja, solo un vacío, un sentimiento de algo que falta, que genera en nervios, inseguridad, falta de confianza e irritabilidad. Es como un hambre por un veneno: la nicotina. No eres un “fumador”, eres un adicto a la nicotina.

Cuando sientes eso, y sacias esa hambre con nicotina, termina el deseo y se siente la relajación y confianza que crees que es dada por el tabaco.

El aspecto más triste es que el gozo que se tiene del cigarro, es el volver al estado de paz, tranquilidad y confianza que el cuerpo y mente tuvieron antes de que fueras un adicto.

El negocio del cigarro es como usar zapatos apretados solo para obtener el placer que sientes cuando te los quitar, y hay tres razones por la que los fumadores no lo ven así:

  1. Desde que nacimos nos han bombardeado con una publicidad masiva y multimillonaria para lavarnos el cerebro y hacernos creer que los fumadores reciben inmenso placer o alguna ventaja de fumar. ¿Crees que cuando ves a Brad Pitt o a Scarlett Johanson fumando en la pantalla grande, es parte del argumento de la película? Y si estás consciente de que es parte de una campaña publicitaria, ¿realmente crees que eso no tiene NINGÚN efecto en tu subconsciente?
  2. Por que aunque el dejar la nicotina no trae un dolor físico, si trae un sentimiento de vacío o inseguridad que podemos confundir con alguna otra causa si no estamos conscientes de su origen.
  3. Por que ese sentimiento de vacío lo sientes, no cuando fumas sino cuando no estas fumando, entonces atribuyes esa sensación agradable al cigarro pero en verdad es el que provocó el vacío en primer lugar. Te satisface por que te quito la paz en primer lugar.

 

NO ES UN HÁBITO, ES UNA DROGA-ADICCION, y como con cualquier droga, el cuerpo se comienza a hacer inmune a los efectos de la nicotina y la dosis tiende a incrementar.

El cigarro no alivia la aburrición o el estrés ni promueve la concentración o la relajación, es una completa ilusión.

La adicción a la nicotina es algo con lo que se puede sobrellevar, el verdadero problema es el lavado de cerebro.

La gente del negocio de la publicidad conoce bien el poder de la sugestión sobre la mente inconsciente, de ahí la publicidad en los espectaculares, en las revistas. ¿Crees que ellos están desperdiciando tanto dinero? ¿Que eso no te persuade de comprar cigarros? ¡Estás equivocado!

Lo más ridículo es que algunos fumadores sufren de la ilusión en alguna parte de su vida de que disfrutan esos cigarros. Algunos no la sufren, solo creen que les ayuda en algo, y buscan cualquier excusa para seguir fumando. La hermosa verdad es que no hay nada que rendir, o que ceder, y mucho de que escapar. El no fumador no se priva de nada, el que fuma se priva de: salud, energía, dinero, paz mental, confianza, coraje, autoestima, felicidad y libertad. ¿Y que gana si sacrifica estas cosas? Absolutamente nada.

 

¿Estrés?

El tabaco No te lo quita, te lo genera. Mientras vas por la vida te va quitando tu nervio y tu coraje mientras crees que hace lo contrario. NO te relaja, te estresa y mientras más lo hace y más lo sabes, más te convence de que eres un cobarde y que no tienes escapatoria.

 

¿Aburrimiento?

Cuando eres adicto a la nicotina y no estás fumando, hay algo que te falta físicamente. SI tienes algo en que ocuparte tu mente no se estrena y puedes estar largos periodos sin hacer esa ausencia física consciente, en el momento en el que estas aburrido y no tienes en que ocupar tu mente, comienza el hambre del monstruo que vive dentro de ti. Aunado a esto, esta adicción hace más tiempos letárgicos o de aburrimiento pues te quita tu energía física y te mantiene más en la inactividad.

 

¿Concentración?

Cuando te quieres concentrar, quieres quitar cosas de tu atención que te quitan la concentración, por eso prendes un cigarro, para quitar es monstruo de la nicotina que te quita la atención, pero no significa que te ayude.

 

¿Relajación?

Lejos de relajarte, como la mayoría de los fumadores cree, la nicotina es un estimulante químico, y si te tomaras tu pulso después de dos cigarros, verías una aceleración en tu pulso. Un adicto a la nicotina nunca puede estar completamente relajado.

Un fumador no está relajado ni siquiera después de una comida en un restaurant, cuando los no fumadores están completamente relajados. Creemos que el tabaco nos relaja, cuando es al revés, nos quita la relajación y nos ofrece regresárnosla pero a un costo muy alto y solo por unos minutos. ¿No es mejor estar todavía más relajado todo el tiempo?

Los fumadores se han olvidado de lo que es estar completamente relajado.

Todo el negocio del cigarro se puede comparar con una mosca atrapada en una planta carnívora. Por un momento la mosca se esta alimentando del néctar de la planta, pero en algún momento , la planta se empieza a comer la mosca.

El problema es que eventualmente la ansiedad provocada por el cigarro, ya ni siquiera el cigarro la calma, todavía te hace falta algo. Es en ese momento cuando los fumadores voltean a ver el alcohol, u otras drogas.

 

¿A qué estás renunciando?

A nada, pero lo que lo hace difícil es el miedo de que te estarías privando de algo, de algún placer o ventaja, el miedo de que las situaciones placenteras no serán iguales, o que no podrás con las situaciones de estrés.

El efecto del lavado de cerebro es justo ese, hacernos creer que hay una debilidad o deficiencia en nosotros que puede ser subsanada con el cigarro.

Entiende esto: el cigarro no llena un vacío, lo crea.

La verdad hermosa es que no hay nada que renunciar, una vez que el pequeño monstruo de la nicotina se haya ido del cuerpo, y el lavado de cerebro de tu mente, nunca mas necesitaras cigarros o los querrás.

 

¿Qué ganas con dejar de fumar?

Además de la salud, la economía y el estigma social, lo más importante es:

  1. El regreso de tu seguridad y coraje
  2. Libertad de tu esclavitud
  3. Deshacerte de esa sombra de que eres despreciado por la mitad de la población

 

En resumen, vas a ser más feliz y disfrutar la vida más.

Lo más patético es que, inclusive cuando el fumador está fumando, no alcanza la sensación de paz, confianza y tranquilidad que el no fumador experimenta durante la totalidad de su vida sin fumar.

 

Salud

Aquí es donde el lavado de cerebro es más grande. Los fumadores creen que son conscientes de los riesgos, pero no lo están.

Estás destruyendo el vehículo que necesitas para ir por la vida, y solo tienes uno.

Las personas que no son adictas a la heroina, no sienten el pánico que sienten los que si lo son cuando no se están dando, pero la heroína no alivia ese sentimiento, al contrario, lo provoca. Los no fumadores no se sienten miserables si no pueden fumar después de una comida, solo los fumadores lo sienten, y la nicotina no lo alivia, al contrario, lo provoca

El secreto no está en asustarte para que dejes de fumar, sino al contrario, en hacerte entender cuando más vas a disfrutar la vida si escapas de eso.

Se que suena a cliché “si no tienes tu salud, no tienes nada.” Pero es verdad.

 

Energía

Una de las sutilezas de a trampa de fumar, es que sus efectos físicos y mentales son tal sutiles y graduales que los consideramos normales.

SI pudiera transferirte a tu cuerpo hipotético para que vieras como se siente dejar de fumar tres semanas, eso sería todo lo que necesitaría para persuadirte de dejar de fumar. Dirías “realmente me sentiré también?”, o más bien, “realmente me hundí tan bajo?”

Es volver a sentirte como un niño, levantarte a las 7 de la magna con total energía, completamente descansado y restablecido, queriendo hacer ejercicio. Es estar alegre de estar vivo. ¡NO te puedo transferir a tu cuerpo en tres semanas, pero usa tu imaginación!

 

ESAS SINIESTRAS SOMBRAS ENGRAS

 

La alegría más grande de dejar de fumar no es la salud, la energía, o el dinero, sino la remoción de las sombras negras de sentirse despreciado y menos que las personas que no fuman, y sobretodo poder respetarme a mi mismo.

 

¿Cuales son las ventajas de fumar?

 

Ninguna, no existe una sola ventaja de fumar.

 

 

El método de la fuerza de voluntad para dejar de fumar

Dejar de fumar no es difícil, ¿entonces por que la gente lo encuentra difícil? Por que utilizan el método de la fuerza de voluntad, que lo defino como cualquier método que forza al fumador a creer que está haciendo algún tipo de sacrificio.

Normalmente nos toma un tiempo darnos cuenta de que estamos enganchados por que sufrimos de la ilusión de que los fumadores fuman por que disfrutan el cigarro no por que tienen que fumar el cigarro. Como no los estamos disfrutando (pues nunca lo haremos), creemos que podemos detenernos cuando queramos.

NO nos damos cuenta de que tenemos un problema, hasta que intentamos dejar de fumar. Los primeros intentos son motivados por situaciones de estrés, que nos invitan a dejar de fumar. Sin embargo, en esas situaciones el estrés se duplica cuando le añadimos el estrés del monstruo de nicotina que nos pide más, entonces creemos que “este no es un buen momento”. Luego cuando el estrés se va, ya no quieres dejar el cigarro, hasta que regrese otra situación de estrés y la historia se repita. El problema está en que las situaciones de estrés siempre estarán presentes en nuestras vidas, pero en un fumador esa vida no se volverá menos estresada pues el cigarro lejos de aliviar el estrés, lo hace exponencial.

Aunque el fumador crea que va a estar mejor sin fumar, todavía cree que al dejarlo está haciendo un sacrificio, y aunque es una ilusión, es una ilusión poderosa. EL fumador cree que tanto en los malos tiempos de la vida, como en los buenos, el cigarro ayuda.

En vez de empezar con el sentimiento de “genial, ya no tengo que fumar más!”, empiezan con la actitud de que van a escalar el Everest. Entonces deja de fumar unos días, se siente mejor, y las razones por las que dejó de fumar en primer lugar desaparecen de su mente. Es como ver un accidente en la carretera, te hace ir despacio por unos minutos, pero luego se te olvida por que vas tarde a tu cita y le pisas al acelerador.

 

Y ahora dice cosas como:

  1. La vida es muy corta, en cualquier momento me puedo morir y además todo da cáncer estos días.
  2. He elegido el momento equivocado, no me puedo concentrar, estoy irritable, estoy haciendo enojar a las personas, por el bien de todos tengo que volver a fumar si no nunca volveré a ser feliz, es mejor enfrentar que soy un fumador confirmado.

En este punto, volverá a fumar. SI ha pasado poco tiempo, el monstruo de la nicotina se sentirá aliviado. Y si ya pasó más de una semana y ese monstruo está muerto, le sabrá horrible el cigarro y no entenderá por qué está fumando, pero la nicotina ya habrá entrado a su cuerpo y pronto le pedirá otro y volverá a caer en la trampa del principio.

Ahora el fumador se siente miserable, e inseguro y su mente se obsesionara con fumar.

La realidad es que fuma para alimentar el monstruo de la nicotina, y del lavado de cerebro, pero una vez que los haz purgado no tendrás la necesidad ni el deseo de volver a fumar.

 

SOLO UN CIGARRO

 

Solo un cigarro es un mito que regresa a las personas que dejaron de fumar, directo a la trampa de la que salieron. Aunque sea para confirmar que ya no lo necesitas, ese cigarro hace justo eso: recrear la necesidad física de la adicción otra vez.

NO existe un solo cigarro, es una reacción en cadena que va a durar para siempre hasta que la vuelvas a romper. Es todo o nada, o una vida de miseria, o nada de eso.

Estas son las ideas fundamentales para dejar de fumar:

  1. No hay nada que perder, nada a lo que renunciar, y mucho que ganar.
  2. No existe el cigarro ocasional, es o una vida de suciedad y enfermedad, o una vida vivida plenamente.
  3. No eres diferente a cualquier fumador, y cualquier fumador puede dejar de fumar de manera fácil.

 

TIMING

No caigas en la trampa de decir “ahora no, después” y dejar de pensar en dejar de fumar. Tiene que ser ahora, y recuerda que no estas renunciando a nada, estás buscando maravillosas ganancias

El aspecto más sutil de la trampa es que cuando tenemos estrés real en nuestras vidas, creemos que no es el tiempo de dejarlo, y cuando no tenemos estrés en nuestras vidas, no queremos dejarlo.

 

Preguntaste esto:

¿Cuando fumaste tu primer cigarro de tabaco, realmente decidiste entonces que ibas a continuar fumando para siempre, todos los días, sin poder parar? Por supuesto que no.

¿Vas a continuar el resto de tu vida, todos los días, sin poder dejar de fumar? Claro que no!

¿Entonces cuando vas a parar, mañana, el siguiente año?

¿Voy a extrañar el tabaco? NO, una vez que el monstruo de la nicotina este muerto, y hayas comprobado que el lavado de cerebro era real, te vas a dar cuenta que esta física y mentalmente mucho mejor equipado, no solo para lidiar con la vida y el estrés sino para disfrutar la vida a todo.

El único peligro real es la influencia de los que todavía fuman, las ventajas ilusorias de los que todavía fuman pueden hacernos caer nuevamente en esa trampa y pasa normalmente en las ocasiones sociales, y esto pasa por dos razones:

 

  1. “Solo un cigarro”. No existe, recuerda que aunque pareciera que lo está disfrutando, el es el que te envidia a ti. Observa a los demás fumadores, y eso te va a ayudar mucho. Ve que rápido se acaba el cigarro y que rápido tienen que prender otro. Y ACUERDATE DE QUE NO LO ESTÁ DISFRUTANDO, SOLO QUE NO PEUDE DESIFRUTAR LA VIDA NI LA SITUACION SIN EL CIGARRO y que en cuanto termine el evento el va a seguir su vida de fumador con todo lo que implica.
  2. Se te puede antojar un cigarro en estos eventos por que el fumador esta haciendo algo (fumar), y el no fumador no está haciendo nada entonces se siente restringido. Pero recuerda que el restringido no es el no fumador, sino el fumador, que se restringe de SALUD, ENERGIA, CONFIANZA, PAZ MENTAL, CORAJE, TRANQUILIDAD, LIBERTAD, Y AUTOESTIMA.

 

Deja de envidiar a los fumadores y velos como lo miserables y patéticos que se sienten y que realmente son por no disfrutar la vida como tu. No los envidies, compadecemos, necesitan eso!

 

¿VOY A GANAR PESO?

Los síntomas de abstinencia de la nicotina se parecen mucho a los síntomas del hambre, y se pueden confundir. Sin embargo, mientras los síntomas del hambre pueden satisfacerse con comida, los de la nicotina nunca se satisface pues como cualquier droga, el cuerpo eventualmente se vuelve invulnerable y necesita más y más para llenar ese vacío. Es un “hambre” insaciable, que puede pretender ser llenada con más, o con alcohol u otras drogas.

Una vez que ese monstruo deja tu cuerpo, el sentimiento de inseguridad se desvanece, tu confianza regresa con u sentimiento maravilloso de auto respeto. Te da la seguridad de tomar control de tu vida, no solo en tus hábitos alimenticios sino en toda tu vida.

 

EL METODO FACIL DE DEJAR DE FUMAR

 

Las instrucciones son las siguientes:

  1. Toma la decisión de que nunca más vas a fumar tabaco
  2. NO te acongojes, regocíjate!

Los síntomas de abstinencia no existen realmente, es la duda y la falta de certeza lo que los provoca. La hermosa verdad es que es fácil dejar de fumar. Inclusive las personas que fuman pueden estar varios días o semanas sin fumar, pero es solo cuando crees que quieres un cigarro y que lo vas a disfrutar, cuando llega la ansiedad.

 

Los puntos esenciales son:

  1. Date cuenta de que lo puedes lograr, como miles lo han logrado.
  2. No estas renunciando a nada
  3. No existe un solo cigarro
  4. Ve el negocio del cigarro no como un habito social que te puede hacer daño, sino como una adicción a una droga llamada nicotina. Es una enfermedad
  5. Separa la enfermedad (la adicción química), de los patrones mentales de ser un fumador.

 

EL PERIODO DE DESINTOXICACION

 

Por alrededor de tres semanas desde tu ultimo cigarro vas a tener algunos síntomas de abstinencia de dos tipos:

  1. Los síntomas de abstinencia de la nicotina, ese sentimiento de vacío como u hambre
  2. El activador psicológico de algunos eventos, como una llamada de teléfono.

 

Acuérdate de que no estás renunciando a nada, no se te va a “antojar un cigarro”, va a ser la nicotina saliendo de tu cuerpo pidiendo más, pero solo observa esa sensación, sin identificarte con ella y recordando el lavado de cerebro y observa como pasa después de dos minutos.

Es importante que recuerdes siempre que no estás renunciando a nada, ni haciendo ninguna sacrificio. El único síntoma de abstinencia real que puedes tener, es el de la nicotina que dura un par de semanas. Más allá de eso, es un tema mental, una ilusión de la que te tienes que liberarte al recordar que no estás renunciando a ningún placer, más allá de los síntomas que el mismo cigarro te genera.

Recuerda siempre: no necesitas un cigarro, y solo te torturas a ti mismo cuando continuas considerándolo algún tipo de placer.

Respecto a la adicción química, considéralo algún tipo de juego extremo. Piensa en la nicotina como un monstruo que vive adentro de tu, una solitaria o lombriz dentro de tu estomago a la que tienes que matar de hambre en tres semanas y que va a intentar engañarte para que le des de comer lo que lo mantiene vivo: la nicotina.

 

¿Una fumadita?

Muchos fumadores cuando intentan dejar por el método de la fuerza de voluntad, lo logran tres o cuatro días cuando se dan una a dos bocanadas de un cigarro sin darse cuenta dele efecto devastador que esto tiene por tres motivos:

  1. Le da alimento al monstruo de la nicotina para seguir vivo, y eventualmente se va a volver a morir de hambre y te lo va a volver a pedir
  2. Peor aun, mantiene vivo al monstruo real, el que vive dentro de tu cabeza y si te diste una bocanada, va a ser mucho más fácil darte la segunda.
  3. Destruye tu moral, te sientes derrotado y regresarás a fumar con la idea de volver a intentarlo otro día

 

Recuerda que “solo un cigarro” es como la gente empieza a fumar desde el principio.

 

Las dos principales razones del fracaso, son:

  1. La influencia de otros fumadores. Cuando estés en un evento social y alguien prenda un cigarro, acuérdate de que: no existe el “solo un cigarro”, no te estás perdiendo de NADA, y no tienes anda que envidiar de esa persona, más bien esa persona envidia la libertad que tienes tu. Siente lástima por el.
  2. Un “mal día”. Ten claro que aunque fumes o no fumes, siempre hay buenos días y malos días. Los buenos días serán mejores si no fumas los malos días serán mejores si no fumas y serán peores si prendes ese cigarro.

Cuando tengas un mal día, solo recuerda que independientemente de todo, eres libre de ese monstruo y todo lo que implica.

 

 

El momento de la Revelación

El momento de la revelación llega normalmente a las tres semanas, cuando el cielo aparece ser más azul, te sientes como un niño cargado de energía, contento, libre y es cuando el lavado de cerebro se muere completamente cuando EXPERIMENTAS que realmente no necesitas ni quieres volver a fumar nunca mas.

 

Para bajar el libro completo: http://galeon.com/allencarr/esfacil.pdf

40 thoughts on “Volver a entender el tabaco para volver a respirar – Cómo dejar de fumar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Show Buttons
Hide Buttons
Read previous post:
Homo cósmico
HOMO COSMICO (del latín, homo ‘hombre’ y kosmico ‘universo, orden universal”)

HOMO COSMICO (del latín, homo ‘hombre’ y kosmico ‘universo, orden universal”) es una especie del orden de los primates perteneciente a la familia de los homínidos. El Homo Cósmico es la

Close