cambio climático
AT&T se prepara para el cambio climático con la ayuda de un laboratorio nacional.

 

 

AT&T tiene una nueva herramienta de evaluación de riesgos del cambio climático, desarrollada con la ayuda de los científicos y el poder de supercomputación del Laboratorio Nacional de Argonne, según los informes de la CNBC. La compañía de telecomunicaciones espera proteger su infraestructura de las inundaciones y los fenómenos meteorológicos extremos que se prevé que aumenten a medida que continúe el cambio climático.

 

Hace unos años, AT&T comenzó a pensar en los riesgos a largo plazo que el cambio climático representaba para sus equipos. Por ejemplo: la compañía tiene torres celulares e infraestructuras en todo Estados Unidos que son vulnerables a las inundaciones y que necesitarían tal vez levantarse sobre aguas que los podrían invadir para no dañarse. En otros lugares, los servicios se basan en líneas cables de cobre sobre el suelo que pueden derrumbarse en grandes tormentas y que podrían quizá estar más ocultos bajo tierra a medida que cambian los patrones climáticos. “Básicamente, hicimos una inmersión profunda: ¿Cuál fue nuestra planificación a largo plazo y cómo se relacionó eso con el cambio climático?”

cambio climático
@dirac77

 

Los científicos de Argonne redujeron esa información y la entregaron a AT&T, que mezcló los datos con sus propias herramientas de mapeo que muestran la infraestructura clave como torres de telefonía celular y cable de fibra. “Se pueden ver los impactos potenciales del cambio climático superpuestos visualmente”, dice Carroll. En este momento, la compañía está empezando poco a poco y el mapa solo cubre el sureste de los Estados Unidos. “Han sido extremadamente afectados en los últimos años con eventos climáticos severos, y también contamos con una infraestructura significativa”, dice Carroll.

 

Así que se dirigieron a los científicos del Laboratorio Nacional de Argonne, con Rao Kotamarthi, científico en jefe del clima en la división de ciencias ambientales. Él y sus colegas utilizaron millones de horas de tiempo de supercomputación para analizar cómo podría cambiar el riesgo de viento e inundación en un futuro donde el calentamiento global tenga consecuencias más extre,as. Pero para que los datos fueran útiles, tenían que usar una escala mucho más pequeña de lo habitual. “Básicamente, tienes que modelar a la escala donde existe esta infraestructura”,  “Las preguntas más interesantes que hacen las personas están en esas escalas”. dijo Kotamarthi

 

La mayoría de los modelos climáticos funcionan a escala de 100 kilómetros (62 millas), lo que significa que los datos cubren áreas de 100 kilómetros cuadrados en América del Norte. Eso puede darnos una idea general, pero no detalles más precisos, como lo que podría estar sucediendo en una región en particular. El equipo de Argonne logró reducir sus modelos climáticos regionales a la escala de 12 kilómetros (7,5 millas) y, para los datos de inundaciones, a 200 metros (656 pies). Esa es la clave para el tipo de planificación por la que AT&T quiere usar esa información. “Se trata de la resolución: cuán cerca de una vista puede obtener”, dice Carroll de AT&T.

 

 

cambio climático
@dirac77

 

El análisis de datos climáticos en una escala tan pequeña requiere mucho tiempo y potencia de cálculo, lo que lo hace caro. “La lucha es llegar a esas escalas tanto como sea posible, pero aún así tener alguna información útil”, dice Kotamarthi. “¿Qué tan lejos puede ir es una buena pregunta?” En total, estima que calcular los números tomó alrededor de 80 millones de horas en procesadores paralelos en la supercomputadora del Laboratorio Nacional de Argonne.

 

 

Fuente: Rachel Becker / The Verge