narval
El narval es una especie de cetáceo que normalmente vive en la zona del ártico, pero ha sido visto por la zona del Rio San Lorenzo que cruza por la frontera de Estados Unidos y Canadá
Un visitante inusual ha estado pasando el rato en el río San Lorenzo durante los últimos tres años: un narval, a más de 1.000 kilómetros al sur de su área de distribución habitual.
Pero la Buena Nueva es que este pequeño cetáceo, a pesar de encontrarse lejos de su hábitat natural, no se encuentra solo; pues parece que ha sido adoptado por una familia de belugas locales. 

 

El narval, que se cree que es un macho joven debido a su colmillo de medio metro de largo, fue filmado en julio jugando entre una manada de belugas,
El video fue tomado por el Grupo de Investigación y Educación sobre Mamíferos Marinos (GREMM), un grupo sin fines de lucro dedicado a la investigación, conservación y educación de las ballenas con sede en Tadoussac, Que.
“Se comporta como si fuera uno de los muchachos”, dijo Robert Michaud, presidente y director científico del grupo.

 

En el video de drones capturado por los investigadores de GREMM y publicado en su sitio web Whales Online, un grupo de nueve o 10 belugas nadan muy juntas cerca de la superficie, rodando y frotándose una contra la otra.
“Están en contacto constante el uno con el otro”. “Es como una gran bola social de jóvenes que juegan a juegos sociales y sexuales”.
Las interacciones entre el narval y las belugas parecen ser idénticas a las de las belugas, lo que sugiere que el narval ha sido completamente aceptado como parte del grupo.

 

Los investigadores informaron que se comportaba como las belugas, incluso soplando burbujas de vez en cuando, y sin llamar la atención, excepto por una curiosa beluga juvenil.
El mismo narval, identificado a partir de fotografías de sus marcas únicas, fue detectado nuevamente el año siguiente, en 2017, y tres veces este año, probablemente con la misma población de belugas, algunos de los cuales son identificados y nombrados por GREMM.
El grupo rastrea y estudia las ballenas de junio a octubre, pero pierde el rastro de ellas en el invierno, cuando el hielo impide que GREMM salga en el bote de investigación.
El propio narval no ha sido nombrado, dijo Michaud, ya que el grupo no tiende a nombrar “vagabundos”, “porque no sabemos cuándo se irán”.

 

Entonces, ¿cómo terminó el narval en el San Lorenzo en primer lugar?

 

Michaud dijo que no es raro que las ballenas jóvenes deambulen en hábitats extraños. Jóvenes belugas, por ejemplo, han vagado hasta Nueva Jersey y Nueva Escocia.
Algunos, incapaces de encontrar su propio tipo, terminan tratando de hacer amigos con botes y humanos, y resultan fatalmente heridos por las hélices.

 

“Ese pequeño narval que hizo un viaje similar tuvo mucha suerte”, dijo Michaud. “Porque encontró amigos casi normales”.

 

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=LdusjFmgn-w[/embedyt]

 

Kristin Laidre, investigadora de la Universidad de Washington que ha estudiado narvales y otros mamíferos marinos del Ártico durante casi dos décadas, dijo que le sorprende que un narval haya sido visto tan al sur, e interactuando muy de cerca con las belugas.
Si bien los hábitats de beluga y narval se superponen en muchas partes del Ártico, no se observa que interactúen muy a menudo, y tienden a estar en lugares diferentes en diferentes momentos, especialmente en el verano.
“Narwhals y belugas, aunque estrechamente relacionadas, son bastante diferentes”, dijo.
Los narvales son buenos buceadores que cazan peces de aguas profundas y se sienten más cómodos en áreas cubiertas de hielo denso en el invierno. Belugas prefiere las aguas costeras, menos profundas, con menos hielo, y prefiere peces como el salmón y el capelán que nadan cerca de la superficie.