Segunda parte de la serie "Conversaciones con el Cosmos".

Un ejercicio de pensamiento en el que se conversa con una inteligencia cósmica, para tomar perspectiva sobre el camino de la especie humana hacia la evolución, y de los individuos hacia la felicidad.

 

 

 

Transcripción

 

 

¿Con que galaxias está conectado el hoyo negro del centro de nuestra galaxia?

 

Con ninguna, este hoyo negro es diferente. Si cayeras ahí, no viajarías a ningún lugar. No te darías cuenta de nada, solo surgirías ahí mismo, mucho tiempo después, en los últimos momentos de ese hoyo negro. Tal vez al final de esta versión del Universo.

 

Es entonces una máquina en el tiempo?

 

No. No estarías viajando en el tiempo. El tiempo estaría viajando en ti, de una manera muy acelerada, tan acelerada que no lo podrías percibir.

 

No moriría?

 

No. Los cambios en tu estructura orgánica serían imperceptibles. Tus funciones no serían alteradas, pues los cambios operarían directamente en tus partículas.

 

Interesante. Entonces nosotros somos los hijos de tus hijos. ¿Somos diferente a ellos? ¿A ustedes?

 

Son diferentes. Son… especiales.

 

¿En que sentido?

 

 

Ustedes fueron creados por sus padres con una intención concreta, que desconocemos. Sabemos que los abandonaron a su suerte hace mucho tiempo cuando ustedes eligieron convertirse en ellos.

Ustedes se emanciparon de los emancipados. Creemos que los siguieron estudiando hasta hace algunos miles de años.

 

¿Nos emancipamos de ellos, como ellos de ustedes?

 

Sí. Pero ustedes no estaban listos. Abandonaron su hogar materno siendo apenas unos niños. Se rebelaron desnudos. Y ahora su futuro es incierto.

 

¿Por qué no estamos listos? Espera, ¿Listos para que?

 

En tu especie sucede algo… extraño. La edad mental de sus individuos y de su colectivo es desproporcional. Ustedes como individuos están en una etapa adolescente, cuando como colectivo son apenas unos niños.

 

En lo individual, son compasivos, racionales, y capaces de observar la belleza en ustedes y en su planeta.

En lo colectivo, tu especie es inmadura, peligrosa, e irresponsable. Y además muy poderosa, en potencia. Es un fenómeno especial, estamos atentos a ver el desenlace eventual de esta disparidad.

 

No lo había visto así.  ¿Piensan intervenir algún día y presentarse ante nosotros?

 

…Sí..

 

Por que no ahora mismo? Podríamos aprender mucho de ustedes, y nos darían la tecnología necesaria para salvar al planeta.

 

La tecnología ya la tienen. No es un asunto de tecnología, es un asunto de lo que hay dentro de ustedes…. De lo que mueve a la tecnología… Las herramientas para acabar con el hambre, con la escasez, con la contaminación al medio ambiente, las tienen desde hace mucho tiempo. Los recursos también, pero ustedes han decidido mover esa fuerza hacia otro lado.

 

¿Pero podrían por ejemplo ayudarnos a ver eso, a aprender de eso?

 

No nos corresponde a nosotros… salvarlos. Sería romper un huevo antes de tiempo. Cuando el pájaro este listo, romperá el… huevo. Aunque los últimos minutos dentro de ese huevo sean peligrosos…. El no nacido tiene que morir para que nazca el nacido.

 

¿Tenemos que dejar de ser lo que somos para poder trascender?

 

Tienen que evolucionar.

 

¿Pero que pasa si al pájaro muere dentro del huevo y nunca nace?

 

Hay más huevos, muchos más y todos son especiales. Si ustedes se extinguen no hay problema. Hay más vida en el Universo. Solo las especies que lo merezcan trascenderán, las que no, se extinguirán. Es la superviviencia del más apto, a escala cósmica.

 

Pero no es un asunto de fuerza.

 

No. Es un asunto de… evolución.

 

¿En que consiste la evolución?

 

En saber renunciar a las adicciones de su socio simbiótico al que llaman mente.

 

¿Cuales adicciones?

 

La mente, todas las mentes creadas a mi imagen y semejanza, son un agente independiente del cuerpo que habitan. La mente vive dentro de ti, como las bacterias de tus intestinos… que viven gracias a ti y que tu vives gracias a ellas.

 

No lo entiendo. En que parte de mi cuerpo habita?

 

En ninguna parte física. Es un agente psíquico, no un agente físico.

 

¿Se alimenta de mi cuerpo?

 

No, se alimenta de las sensaciones que tu cuerpo genera. Se alimenta de energía psíquica, energía mental.

 

¿Qué tipo de sensaciones?

 

Cualquier tipo de sensaciones generadas por las neuronas de tu cerebro. Se alimenta de… bioelectricidad psíquica.  Siempre buscará sensaciones y si no aprenden a controlarla, esa búsqueda mental de sensaciones acabará por hacerle daño a ustedes, y por consecuencia a ella misma. Pero ella misma no puede contenerse a si misma.

Su parte del trato es tener hambre, la parte de ustedes es contener esa hambre, y enseñarle cual alimento le es provechoso tanto a ella como a ustedes. Y entonces ella dispone los medios y la inteligencia.

 

¿Ustedes aprendieron a contenerla?

 

Sí. Todas las especies de la galaxia que tienen… una mente, han tenido que aprender a controlarla… antes de poder convertirse en una especie cósmica, en una especie interplanetaria…. Las pocas especies que han trascendido a su planeta con todavía una mente hambrienta, han tenido que ser erradicadas. Pues esa hambre sin dueño es peligrosa para el orden universal que hemos logrado.

 

¿Erradicadas por quien?

 

Por nosotros. Somos los guardianes del orden de este universo.

 

Suena bíblico eso.

 

Lo es. Somos lo que tus antepasados llamaron ángeles.

 

¿Tienen alas?

 

Podemos volar en el cielo y en el espacio. Tus antepasados necesitaron ponerle nombre a esta capacidad, y nos asimilaron a lo único que conocían que pudiera volar…

 

Los pájaros. Claro. Pero entonces ¿Son soldados de Dios?

 

Si por Dios entiendes, Vida y evolución, entonces sí. Y si el mantener el flujo de la energía y el calor en este universo a través de la permanencia de las estrellas para que la vida y la evolución sigan siendo, entonces sí, somos soldados de Dios.

 

Entonces al crear estrellas, están protegiendo la vida.

 

Si, estamos manteniendo vivo este Universo. Las estrellas son los corazones de este universo. Mientras hayan estrellas habrá vida. Mientras haya vida habrá evolución. Y mientras haya evolución el universo tendrá sentido.

 

¿Por qué, o para que?

 

Para que lo que es siga siendo. Y para que lo que pueda ser pueda llegar a ser.

 

¿qué puede llegar a ser?

 

No lo sabemos. Nosotros ya hemos alcanzado nuestro máximo potencial.

Somos los dueños del espacio, de la luz y la energía.

 

Pero estamos limitados.

 

Esperamos que alguna de las miles de millones de formas de vida que hemos ayudado a crear en todo el universo, nos enseñe alguna otra potencialidad de la vida, y de la existencia. Esperamos aprender de nuestros hijos.

 

Interesante. Es como si el alumno estuviera destinado a superar al maestro.

 

Lo está. Así funciona la evolución, los hijos tienen que trascender a los padres.

 

Supongo que sí. ¿Nosotros lo seremos?

 

No sabemos.