Diario Perdido

Diario Perdido
Catástrofe de un corazón

 

’Escritor Desafortunado’’ la manera en la cual se distingue la filosofía
de un tipo que va por allí vagando entre la multitud, dejándose llevar por las
experiencias.

Gunther A. Séanz

Reseña

Preguntas que el alma genera cuando esta partida y que la vida contesta, sentimientos que logra entender en la llegada de la felicidad, historias y pensamientos de un corazón fragmentado que libera su furia, explosión de sentimientos que llegan para traer experiencia, palabras que se unen para reconfortar, lo que la luna intenta transmitir a través, pensamientos que guían el camino de alguien distinto, los sueños posibles y perdidos en un mundo grande, un notable silencio por las noches alumbrado por las estrellas y guiado por su luna, deseos perdidos en la espera de una estrella fugaz, la confusión atacando a la bondad del amor, el anhelo de amar, explicación de fases que las personas atraviesan en la vida, identificarse con las letras y relajarse a través, caer en la magia de despejarse en ellas, sentimientos fluidos en un alma, gritos de un ser que deseaba el regreso o la llegada de la tranquilidad con ansias, una mezcla indefinida de todo aquello que suspira el corazón, la historia escrita desde los pensamientos.

 

Azul tan quieto.

Después de tanta tormenta pareciera todo un escenario para cualquier momento, como si la lluvia y los truenos fueran sonidos para liberar el alma y mostrar todo un espectáculo de un azul tan quieto y un gris apasionado el cual gritaba que serán las causas perdidas, como sueños rotos, momentos perdidos o anhelados, épocas donde su corazón desea cambiar tanto y con altas ganas el presente, pero, solo puede interpretarlo y entonces cuando el corazón entra en ese estado de sentir lo que todo fluye y emana sin parar, cuando entra en ritmo con los latidos, las palabras actúan solas, como si su mente fuera ajena, como si usted fuera un alma viva, como si alguien le contara de una manera tan única, como si su corazón pudiese alcanzar su plenitud, con algún tipo melodía o aquella noción que traiga en si una compañía perfecta.

 

Ruinas del vacío.

Justo cuando no creía que el día se pudiese empeorar, la luna desaparecía intentando avisar de algún sucedo, fue allí cuando ella utilizo justo las palabras exactas para derrumbar el muro de felicidad que uno se tarda una década en construir, como si todo llevara a ese momento, en ese momento encerrado en su lugar seguro, de pronto, el silencio interrumpió el sonido del cuarto como si fuese a expresar algo, la oscuridad evito que las sombrar entraran, el aire de ser calor abrazo mi frío como si estuviera perdido, la almohada dejo de parecerse a su cuerpo para convertirse en solo relleno, paso que el teléfono alucinaba hablarme con desesperación sin mostrar nada, el reloj tenía un problema con caminar rápido, los días ampliaban el calendario, la ventana alucinaba su sombra, sus pasos o su voz, el viento movía las puertas como si fuese a entrar, la madrugada parecía no querer acabarse y el día arruinar al tiempo, empecé a cerrar mis ojos y juntar los brazos como si ella estuviera en ellos, la noche gritaba y mis oídos desesperados por escuchar.

 

Esencia de la Noche.

Hay un punto de la noche en donde las estrellas suelen alinearse con tanto anhelo, de una manera nostálgica gritando palabras que solo las personas cuyo deseo se transmite se escucha y entonces, la magia empieza, ese poder de crear la noche más triste o la oscuridad más alegre, allí donde si juntan a dos personas en el momento exacto se formaría todo un lugar con radiación nuclear, cualquiera que llegue a ese momento pudiese creer que el amor es posible, donde el deseo de querer llegar a esa velocidad de latidos por segundo es anhelable, donde su cuerpo reposa tan tranquilo y tan nervioso, allí donde las caricias pueden formar un solo ser, donde al tocar sus manos el universo parecía crear suficiente en una acción, la seguridad la cual transformaba todo mi ser fragmentado en el más completo que tarda una eternidad en formarse, como esa partícula especial que se da en pequeñas cantidades después de mucho tiempo, justo el momento que ambos necesitaban y empezaban a creer que no existía, justo formaba un todo y todo era ella.

 

Diario Perdido

 

Ser Irresistible.

Aun y cuando el tiempo pasaba me volvía a perder en sus ojos, su presencia provocaba la derrota de una guerra que solo yo peleaba en su nombre, al escuchar su voz podía sentir la victoria de gozar de eso. Al llegar mi guerrero empezaba a abandonar los escudos y dejarla entrar, no había barrera imposible de cruzar, entre más sentía su esencia los latidos pateaban mis palabras, al estar frente a frente, deseaba que entendiera mi silencio sin necesidad de narrarlo, sin necesidad de escribirle cartas o correos, sin mensajes o notas, que las palabras no sean exactamente lo que necesitaba para decirle que el olvido jamás formaría parte de esto, decirle que aun imaginaba su rostro en las noches, mientras pensaba en las diferentes maneras en las cuales en un universo paralelo pudiese juntarnos sin necesidad de ocultarse, momentos en los cuales todo lo que no estuviese a nuestro alcance fuese posible, donde los problemas no sean un desafío, donde la batalla entre los desafíos fuera toda una victoria.

 

Vacío irreversible.

El gritaba en medio de la noche que quería comprender porque se fue de su lado, intentaba culpar a la vida de arrebatarle el corazón sin pensarlo, negarse a perderla significaba evita más de una noche en soledad, marcar un final donde los momentos ya no siguen, donde su alma perdió a su cuerpo, donde su vida tendría que volver a tomar sentido, mientras pensaba mil maneras de revivirla y volver al pasado, admitir que ella era y no alguien más, provocaba el final del destino de un hombre dispuesto a amar por alguien, sin su voz, sin su mirada, sin sus ojos, sin sus labios, el mundo significaba la derrota, la agonía llegaba poco a poco, por más veces que intentaba entender a la ciencia y concluir tantas teorías, le sería
imposible.
Cada palabra dedicada para ella perforaba el corazón sin piedad alguna, comprender que las cosas sucedían llegaba a un punto donde era contra la voluntad de las personas, por más que intentaba acariciar su rostro y decirle que no lo abandonara, pero le tocaba disfrutar la felicidad en otro camino. Olvidar las comidas, las cenas y los desayunos a su lado, donde su voz ponía la melodía perfecta a su momento, donde la casa se desgarraba por dentro, las lágrimas no tenían un final y la cama expresaba una eternidad profunda. Deseaba con fuerza que fuera un sueño, deseaba que la noche mostrara una estrella fugaz, una lagrima que le regresara el color a sus labios, fue más de un beso el que intento darle para
despertarla, tan frustrado por la impotencia, de sentir que su luz no se percibirá más en este lugar, se negó a que la tenía que extrañar, le será imposible decirle a sus brazos que ya no la sentirán más, se negó a decirle a su universo que su Reyna no volverá más, se negó a no caminar de su mano en este tormento, se negó a dejarla ir, deseaba que sus palabras
tuviesen poder y se cumpliera.

 

Opuesto perfecto.

Ella tan resplandeciente con su luz infinita, tenía todo un camino de oscuridad el cual al dar cada paso hacia que su alrededor brillara con potencia, el mundo y ella parecían una sola persona, escucharle era uno de los placeres de la vida que curaba el llanto de cualquiera, capaz de explotar un corazón que no se cansa de latir o de hacer que el mar se sobrecargara, su presencia significaba la venida de una y mil formas en las que el miedo de dedicarle una palabra aparecía, ella tan radiante y yo tan apagado, ella tan extravagante y yo tan casual, ella toda una constelación sin explorar y yo un astrólogo que la deseaba descubrir, ella como toda una estrella y yo como un meteorito, ella llegaba y traía dulzura mientras que yo al acercarme derramaba amargura, ella toda una luna y yo un fragmento más del espacio esperando a tenerla cerca.

 

Diario Perdido

 

El alma y la luna.

Entonces, empieza a esparcir sus palabras en determinadas personas, como si quisiera hablar a través de ella, como si el deseo fuera tanto que no le importara desmoronarse y desaparecer, como si la nada fuera el todo para ella, o el universo se integre en su corazón,
como si las historias fueran un auto y sus oídos la salida y así le conté a la noche la manera en que tus ojos brillan al tener una sonrisa, de las sensaciones que provocaba sin decir ninguna palabra y de ser así impulsar el sentimiento que en mi cuerpo ya corría, la manera en que usted podía hacer que la realidad pareciera un sueño y nuestra noche cayera en sus encantos, donde su sonrisa tenía la fuerza que uno no espera, le dije de las diferentes formas en las que intentaba llegar a ti, sin tener una idea podía contarle la historia que deseaba crear a tu lado, construir lo inconstruible o formar lo inexplicable, las lágrimas que podía evitarte y las palabras que podía decir, deseaba que ella estuviera mientras mis pensamientos me invadían entre más lo evadía más se aferraban a mí, el destino me engañaba y luna me escuchaba, deseaba que las estrellas pudiesen llegar a ti y decirte todolo que he soñado.

 

Fragmentos del Alma.

Mi alma esparcida por todo un espacio de guerra, tantos fragmentos de mi corazón quedaron en el olvido, una luz en medio de la nada pidiéndole al mundo una salvación una tormenta cuyo mar desea tener la profundidad de un par de labios, un guerrero lleno de heridas sin algún acompañante a su lado, un universo perdido en su propia infinidad. En el momento en que su alma empieza a desaparecer llega un sonido cuya coordinación era parecido al himno de paz, ese canto armonioso con un toque perfecto del dulzura, esa caricia que uno anhela en el momento que deja de creer en que el sol trae algo más que calor, parecía de lejos que la llegada de ese momento fue para lo que todo el desastre se preparó, el final de la tormenta parecía aproximarse, la mente repetía una y otra vez sin parar ‘’Tiene que ser real’’, entonces bajo el brillo de la luna apareció un sentimiento que alteraba cada uno de los espacios de mi ser, un alma que reconstruye sin parar mi corazón, la dicha de sentir su presencia junto a la mía trajo color a mis ojos, destellos que uno creía imposible, usted, cuya esencia se derrama aun y al pasar sus labios por los míos o al tocar solamente mi mano, usted goza de la plenitud, del poder de hablar sin mover su boca, de escuchar sin necesidad de decir algo.

 

Intento inexplicable.

La tormenta no se fue cuando llegabas solo se disfrazaba de sol para esperar el momento en donde darías tu realidad y entonces al ser demasiado complicado te alejarías, el tiempo resulto apostar en cuanto durarían las mentiras bajo la mesa, el temor se esperaba tanto que en cualquier momento pasaría, el interior solo pegaba las paredes para no tener que construirlas al derrumbarse, las heridas solo fueron ocultas para no tener que abrirlas. Fue un espectáculo donde tú fuiste el actor que no entraba en el personaje mientras yo deseaba estar dentro de la historia. Aunque intentara salvarnos podía admirar que sus gestos lograban trasmitir que no querían un después o un siguiente, aun y cuando yo quería construir un camino su mirada indicaba que su marcha tomaba desviación, aun y cuando pudiese acompañar sus sueños, sus palabras gritaban que lo posible no formaba mi presencia, aun y cuando deseaba detenerle dejo muy en claro que nada podía pararle, aun y cuando mis lagrimas le formaban un camino de regreso, cortaba la desviación del mar y las transformaba en cenizas, aun y cuando podía lograr su calma decidido ser un volcán en erupción donde no le interesaba el daño que ocasionara, mis palabras llegaban a un sentido inútil y mis acciones gritaban al cielo que todo fue en vano.
Odie con todo mi ser que algo terminara, la simple emoción de querer vivir al pasado, la tortura de vivir en recuerdos donde por más que quisiera repetirlos mi fuerza era demasiado débil ante la suya al momento de con tan sutiles palabras partir todo los rincones de mi ser en momentos donde los planes de su lado se fueron totalmente a las llamas, donde tenía que ver frente a mí a la persona que me causaba millones de sonrisas teniendo un motivo nuevo, odie verla sonreír de nuevo sin mi presencia, me sentí tan falso ante la realidad, me sentí un juguete ante los objetos.
Fuimos una casualidad hermosa menos inquebrantable, fuerte mas no indestructible, agradable no indispensable. Al ver como se alejaba estaba seguro de renunciar a mis sueños por intentar impulsar los suyos, impedir su partida se volvía prioritario en mi cabeza, cada recuerdo gritaba que no quería un abandono, al tener esa idea rasgaba el corazón y abría una herida, causo toda una pirotecnia de dolor dentro de mí.
La palabra “Juntos”, va más allá de un momento en el cual hay 2 personas, es la unión de 2 para formar un equilibrio, algo equitativo, seria alguien que complemente tu lado y tú el de ella o el, ¿sería perfecto no? O solo debes dar todo solo porque si mientras la otra persona no es capaz de dar nada y esperar todo de alguien, conocer.

 

Caminata Infinita.

Las lágrimas que su cara sacaba, lograban hacer que en  instantes se formara una tormenta en reverencia hacia ella, cuando su corazón tocaba la tristeza el mundo dejaba de tener sentido, los desastres aumentaban, un poco de felicidad que anhelaba y la vida no le concedía una gota dulce que borrara lo amargo de su momento, suspirando encerrada en su cuarto mientras su alrededor no hacía nada por sanarle, deseaba llegar en ese momento y cambiarle su día deseaba que me conociera y poder dirigirle la palabra, sacarla a caminar, darle un breve resumen de lo que indicaría el destino si pudiese ponerme en su camino sin decirle, provocarle esa noción de risa mientras su rostro logra quitar la tormenta de sus ojos, mientras que vamos hablando de la belleza que radia su sonrisa cuando cree que todo está perdido, su voz llegando a cada una de las áreas logrando reconstruir aquellas flores caídas por el otoño, ella que al solo caminar parecía que la primavera se mezclaba con el invierno, un par de labios cuya textura se apreciaba completamente suave, contaba con anhelo su vida como si fuese una historia única, al mirarla mi mente solo preguntaba ¿Cómo pudo llegar esta mujer aquí?, en un momento donde las preguntas se evitan y nuestra caminata se disfruta, un sueño vivo en un recuerdo roto lograría que sus lágrimas se secara un su cara sanara.

 

Ojos imposibles.

Cuando miré por primera vez esos ojos, pude llegar a imaginar más que un momento o un recuerdo, sentía como el corazón latía de una manera tan fuerte y única, es como un eclipse que podía formarse justo en ese momento, un rayo cuya dirección era eliminar mis palabras y pararme por completo, sin moverse a algún lado. Usted parecía tan difícil de impresionar, imposible para un tipo como yo, la vida otorgaba todo a su paso dicha mujer tenía el poder de separar el cielo con tan solo caminar, con solo dar un sonido el resto del viento se alentaba, las nubes sonreían y su el sol le quedaba muy chico a lo radiante de sus gestos, una sola mirada llego a ocasionar que preparara mil maneras de dar a su lado, una forma segura de otorgarle a la noche el poder de unirnos, un llamado donde lo único que importaría era lo que su corazón necesitaba y que el mío deseaba.

 

Una noche con su esencia.

Recostarme en su pecho y apreciar el resto de la noche, sentir su esencia y su presencia, tener cerca sus suspiros y escuchar la respiración fue un momento donde el paraíso parecía estar cerca de ambos, un solo espacio donde el sueño de que el tiempo se detuviera bastara, llegar a la tranquilidad donde la oscuridad nos cubre con su manto y nos regala sus especialidades, donde los susurros son sin palabras y sus brazos perciben el lugar más cercano a la felicidad, recuerdos donde la luz entraba por la ventana y las esperanzas salían de ella invadía la habitación, donde las estrellas aparecían y desplegaban un espectáculo en el techo, imposible olvidar un momento donde todo parecía imposible, desear un instante
donde su presencia fuese infinita y así llevarla a un lugar inexplicable.

 

Mi musa infinita.
Esa musa que en cuanto toca el polvo lo convierte en oro, esa musa cuyos ojos brillan desde el amanecer, esa musa que va con la intensión de esparcir por allí todo su encanto, usted mi musa, usted mi hermosa, usted mi sueño, usted mi realidad, todo un reto que deseo tomar y si la vida decide desafiarnos, nos atreveremos a cruzar, usted todo un espectáculo de sentimientos que corren por mi ser, sin necesidad de formar usted ya tiene uno y mil
recuerdos dentro de mí que desean plasmarse en nuestra realidad, usted que llega para armonizar el odio y calmar la furia, usted que con solo una palabra logra que el silencio inicia y la paz se esparza. Usted hace que enamorarse sea una melodía que uno escucha sin parar, un sonido que entra en su alma y la despierta, es darle al día un color, es compartir su oscuridad junto a una lámpara, es creer que el negro no cubre todo su universo y que los cosmos presentan maravillas, es ir tras esa estrella y colocarla en su cielo, es darle a la luna un rostro y a sus palabras un motivo.

 

 

 

 

Un Texto de ’Escritor Desafortunado’

Gunther A. Séanz

Twitter

Instagram

Tumblr