meditacion del sol
Respira con el Sol, haz tuya su abundancia y su energía con esta meditación.

 

 


 

 

Siéntate en un lugar cómodo, observa tu cuerpo físico, observa desde tu mente el lugar en el que estás, el lugar en el que está tu depa, asi hasta la tierra. Observa en tu mente el espacio vacío, y la distancia del espacio hacia el sol, observa el sol. Tenlo frente a ti, descríbelo.

 

Respiración

 

Nota que el sol respira contigo, cuando tu inhalas, el sol brilla más, se infla. Cuando exhalas, el sol se desinfla un poco. Hay algo que sale del sol. Una especie de filamentos de luz, como llamaradas de plasma hacia ti sutiles y vivas. el viento que entra por tu nariz, te das cuenta que está conectado a esas llamaradas, de hecho esas llamaradas son el viento que entra por tu nariz, lo sientes en tus orificios.

Enfócate en la sensación de esos rayos del sol en tu nariz. Calor, cosquillas, inhala y exhala, calor, cuando salen frías. Nota como el aire caliente que exhalas regresa al sol, y lo alimenta como el a ti. El sol sigue respirando, contigo.

 

Ahora siente cómo los hilos de luz viajan a tu corazón, y lo encienden. Siente cómo con cada inhalación esa materia solar lo hace más caliente, lo abre más. Sientes primero un cosquilleo en el corazón, luego unas mariposas como cuando estás enamorada. Es el sol en tu corazón. Siente su abundancia energética. Su calor que lleva alimentando a nuestro sistema solar miles de millones de años, y que lleva alimentando y creando toda la vida del planeta tierra, y de lo que la vida se alimenta, durante millones de años. Siente como tu no eres otra cosa que la luz del sol, hecha materia a través de su relación con el planeta tierra y sus plantas, y sus animales, que forman todo lo que tus células son. La misma esencia del sol, es tu esencia, química y físicamente. Es un hecho científico. AHora convertirlo en un hecho espiritual.

 

Tu corazón se enciende más, se alegra de que entiendas ahora esta verdad. Se ríe de cuando te sientes sin poder, o sin energía, o sin relevancia. Tu corazón celebra que por fin reconoces a tu padre, y a tu madre. EL sol y la tierra. TU corazón lo supo desde siempre, y ahora tu mente también lo sabe, y lo entiende.

 

Siente las células de tu cuerpo, esos pequeños corazones que vibran y dan vida, cómo se alimentan de esos filamentos solares, y como obedecen a la gran célula de tu cuerpo que es tu corazón. Lo obedecen y celebran con el, tu nueva consciencia.

 

TOdas las células de tu cuerpo se calientan y se convierten en pequeños soles, brillantes y poderosos, alimentados por tu sol individual, tu corazón que brilla para ellas, y que las alimenta con la energía del sol convertida en sangre y oxígeno. Siente ese oxígeno como embriaga tus pulmones, y tu cuerpo, y como ese oxígeno que viene de las plantas, viene directamente del sol.

 

Ahora tú estás brillando, ahora tu estas en el espacio vacío y tu eres ese sol que veías al principio. Brillas hacia todo el universo, sin esperar nada a cambio. Emites vida y belleza y luz de manera incondicional. Estás explotando de amor, explotando de vida. Eres vista desde otras estrellas a. Las que tu también puedes ver y juntas celebran la vida en sus planetas. Puedes ver a lo lejos a Alfa Centauri, sientes su calor. Y ella siente el tuyo. Esa estrella es tu amiga, tu hermana tu madre, tu padre. Eres tú también. De pronto todo el universo se convierte en una red de luz. En un solo sentimiento de amor y complicidad entre todas las estrellas y sus galaxias y sus planetas y la vida de sus planetas y las células de la vida de sus planetas. Un solo ser.

 

Eres ese Ser, ahora lo recuerdas. Y ahora recuerdas cuando lo olvidaste, y recuerdas cuando decidiste olvidarlo otra vez solo para volver a recordarlo. Y en ese momento de plenitud sientes como todas tus estrellas que son tu celular y todos tus átomos que son tus galaxias celebran contigo esta realización, este entendimiento que es el único fin del universo. Todo tu grans er se convulsiona en un orgasmo que sientes en tus brazos, piernas, piel, órganos, pulmones, corazón, cara, nariz. Un cosquilleo sutil de vida y abundancia y entendemos que un pez no puede tener sed. Te ríes de cuando creíste que tenías sed, de que algo te faltaba, que algo te puede faltar.

 

Y abres tu corazon, o mas bien te das cuenta de que siempre estuvo abierto, de que no se puede cerrar, de que no se puede limitar por que tu corazón es mucho mas que tu mente y tu lenguaje y tu individualidad temporal.

 

POn tus manos en tu corazón. Una sobre la otra. Déjate llenar por tu amor propio. El corazón es tu sol, que brilla para ti. Y el sol es tu corazón, que brilla desde ti. Siente gracias hacia tu corazón, dile gracias. Gracias por sentir. Gracias por latir. Gracias por darme la vida. Gracias por nunca rendirte. Gracias por tanto amor. Gracias por tanta luz. Gracias por tanto calor.

 

Baja las manos, y déjalo brillar hacia todos los seres del universo. Hacia todas las direcciones de tu recamara y de tu planeta, hacia todas las formas de vida.

 

Dejalo desear que todos los seres reciban su amor.

 

Dejalo desear que todos los seres sean felices.

 

Dejalo desear que todos los seres encuentren la paz.

 

Dejalo desear que todos los seres sean liberados del sufrimiento.

 

 

¡ Suscríbete al nuevo canal de Youtube!

youtube.com/c/homocosmico